Público
Público

La luz sube un 2,6% en enero para la mayoría de hogares

Industria congela el precio del gas y la tarifa eléctrica con discriminación horaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tarifa eléctrica de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno y a la que están acogidos la mayoría de hogares y algunas pymes (18,5 millones de clientes), subirá el próximo 1 de enero un 2,64%. El alza es muy superior al IPC actual (0,3%) y se explica por la entrada en vigor, el pasado julio, de la última fase de la liberalización del sector, que obliga a adoptar criterios de mercado para fijar los precios por exigencias de la UE.

El incremento se debe también a la necesidad de acabar con el llamado déficit de tarifa (desfase entre ingresos y costes de las eléctricas), un agujero que los usuarios pagan con intereses y que ya va por los 16.000 millones de euros, acumulados desde 2000. El Ministerio de Industria se ha comprometido a erradicar por ley ese desfase de aquí a 2013.

En 2009, que se ha saldado con la primera caída del consumo eléctrico desde que hay datos comparables (1985) y con un bajón del precio de la energía en el pool (la bolsa donde las eléctricas negocian la electricidad diariamente), el Gobierno ha subido la luz dos veces: un 3,4% en enero pasado y un 2% en julio.

La subida del próximo enero equivale a 5,34 euros más por familia para el semestre que viene (unos 89 céntimos de media en el recibo mensual de la luz). Es probable otro incremento el próximo julio. Industria mantiene su plan de incentivar el consumo de carbón nacional por parte de las eléctricas, que actualmente examina la Comisión Europea y que puede aumentar los costes de generación (el carbón español es poco eficiente). El Ministerio sostiene que el mecanismo no supone una ayuda de Estado y es probable que lo tenga listo el próximo enero.

De cara a 2010, Industria ha congelado la tarifa eléctrica con discriminación horaria, que tienen 1,1 millones de clientes . En julio pasado, cuando sustituyó a la antigua tarifa nocturna, subió entre un 1,6% (en hora punta, más cara) y un 2,3% (en horas valle, más barata).

Del alza de enero también se libran los clientes con bono social, diseñado para los colectivos con menos recursos (3 millones, entre ellos, jubilados con pensiones mínimas y hogares con todos sus miembros en paro), que pagan la luz al precio anterior a julio pasado.

Sí se prevén subidas para los clientes domésticos y las pymes con más de 10 kV contratados, que están obligados a acudir al mercado liberalizado, así como los de alta tensión (industrias), que tienen que negociar sus contratos con las eléctricas tras el fin de las tarifas reguladas para este segmento.

Industria ha decidido mantener el actual precio del gas, que se revisa cada trimestre. La Comisión Nacional de la Energía había pedido un incremento del 1% para este servicio.