Público
Público

Luz verde a los presupuestos más austeros por segundo año

El Gobierno sube las pensiones un 1% pero sin aclarar si las revalorizará con el IPC de noviembre. Prevé que 2013 sea el último año de recesión y pérdida de empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Presupuestos en tiempos de crisis para salir de la crisis'; así describió la vicepresidenta los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013, unas cuentas más austeras que  las de 2012, que ya eran las más ahorrativas de la Democracia, pero que se han dejado ganar para el año próximo.

El Gobierno aprobó el jueves el montante para 2013 en un 'Consejo de Ministros ordinario en día extraordinario (se celebran los viernes)' para cumplir con los plazos establecidos y tenerlas en el Congreso antes del lunes 1 de octubre. El sábado llegan a la Cámara Baja con más detalle del que la número dos del Ejecutivo y los ministros de Economía y de Hacienda quisieron dar el jueves en la rueda de prensa tras más de cinco horas de reunión de Mariano Rajoy y su gabinete.

Sin embargo, fuentes del Gobierno apuntaron a que tampoco el sábado el Gobierno desvelará si el confirmado aumento de las pensiones del 1% se verá compensado también con la revalorización de las mismas en función del IPC de noviembre. La inflación de agosto se situó en el 2,7% y las previsiones apuntan a que en un mes se supere en algunas décimas esta cifra, por lo que para que los pensionistas recuperen el poder adquisitivo perdido -también con la subida del IRPF o el copago farmacéutico-, no basta con la subida de esta partida en los PGE, sino que se requiere su revalorización.

El ministro de Hacienda aseguró que lo importante es que 'la congelación de las pensiones no va en los Presupuestos' y que ésta es la única partida que sube (un 4%) junto a la de becas y los intereses que el Estado debe pagar por la deuda (38.590 millones, un 33,8% más que este año). Cristóbal Montoro aseguró que el Gobierno está haciendo 'un programa de subida moderada' de las pensiones, que se constató en su aumento del 1% en 2012 e ídem en 2013.

Además, el responsable de los presupuestos quiso dejar constancia de que es muy complicado subir las pensiones en la situación actual, cuando el número de desempleados crece y, al fin y al cabo, son quienes cotizan. De hecho, el Gobierno cuenta este año por primera vez con sacar del Fondo de Reserva de la Seguridad Social más de 3.000 millones de euros para cumplir con el pago de su prestación a diez millones de pensionista. Para el ministro de Hacienda, es normal este uso, porque la hucha 'está para eso'.

Los tres responsables del Ejecutivo no dieron más datos sobre las cuentas para 2013 de los que figuran en la documentación entregada por Presidencia, pero sí dejaron varios mensajes al respecto de los mismos que trataron de iluminar el final del túnel de la crisis, que va por sus quintos presupuestos (2009-2013). Por un lado, el ministro de Hacienda aseguró que todo apunta a que el próximo será el último año de recesión de nuestra economía (el PIB caerá un -0,5% según los PGE) y de destrucción de empleo (se contempla un descenso del -0,2%) Además, la vicepresidenta ha querido dejar claro que es la partida social (pensiones, vivienda, desempleo, etc.) a la que se dedica buena parte del presupuesto, un 63,6% de 169.775 millones (un 5,6% más que en 2012)

Asimismo, el Gobierno garantiza el cumplimiento del objetivo de déficit por parte de la totalidad del Estado, incluidas las Comunidades Autónomas y administraciones locales. Éstas tendrán un déficit cero ya a partir de 2013, mientras que el de las CCAA se fija en -0,7% (2013), -0,1% (2014) y 0,2% (2015)

El plan de recaudación del Gobierno para 2013 incluye nuevas medidas tributarias, algunas provisionales, que el ministro Montoro ha calificado de 'proporcional', 'compartida' y 'progresiva' para que 'los que menos tienen menos paguen'. El Ejecutivo espera recaudar 4.375 millones de euros con seis nuevas medidas tributarias que se impondrán en 2013 y 2014.

El mayor impacto lo fija el Impuesto de Sociedades por la eliminación de la deducción por amortización a las grandes empresas   (2.371 millones) También se crea un impuesto sobre los premios de lotería (un 20% que afecta al 40% de los premios, aquellos que superas los 2.500 euros) que aportará 824 millones. La prórroga en 2013 del Impuesto sobre el Patrimonio ingresará 700 millones y a ello se unen los 90 millones de la eliminación de la deducción por compra de vivienda habitual, ya conocida desde julio. Se recupera el impuesto especial del 5% para la actualización de balances de las empresas (300 millones) y se modifica el régimen de tributación de las plusvalías en el primer año, que se gravarán en función del tipo marginal del IRPF (90 millones).