Público
Público

Madina cree que habrá Presupuestos aunque el PP desaproveche la oportunidad de ayudar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general del grupo socialista, Eduardo Madina, no contempla ni por asomo que el Congreso devuelva al Gobierno los Presupuestos Generales de 2010 por falta de apoyos, y está convencido no sólo de su aprobación, sino también de que el PP desaprovechará de nuevo la "oportunidad de echar una mano".

Un mes después de haber asumido el puesto de "número dos" del grupo encabezado por José Antonio Alonso, Madina se ve preparado para afrontar el principal reto del Gobierno en el próximo período de sesiones: aprobar las cuentas públicas para el año que viene.

En una entrevista con EFE, se muestra seguro de poder sacar adelante los Presupuestos, y de reunir los siete votos que le faltan al grupo socialista para conformar la mayoría absoluta requerida.

Y es que Madina no ve como un problema la necesidad de buscar alianzas puntuales en el Parlamento, dentro de la denominada "geometría variable", sino más bien lo considera una práctica "saludable para la democracia" porque alienta el pacto y la negociación.

Pero, en el caso de los presupuestos, está seguro de contar con un margen "bastante amplio" para negociar los respaldos requeridos y asegura que el PSOE tiene la máxima disposición a incorporar puntos de vista en favor del consenso.

"Nos gustaría meter a todos dentro de la elaboración presupuestaria, incluso a los que no quieren estar", asevera Madina bajo la premisa de que en un momento de grave crisis económica todos los partidos políticos, incluidos los de la oposición, deberían "dar un ejemplo" de compromiso en favor de la estabilidad presupuestaria.

Con la experiencia de la negativa del PP y el PNV a convalidar el techo de gasto, actitud que tacha de "barbaridad" en la actual coyuntura económica, tiene claro que ni unos ni otros apoyarán el proyecto presupuestario que el Gobierno presente en otoño.

"Nosotros vamos a hablar con todos en el Parlamento (...) pero yo estoy convencido de que el PP no va a querer; el PP dirá que no, dejará pasar una oportunidad de echar una mano al Gobierno para salir de esta crisis", dice Madina, quien también vaticina que el PNV seguirá esa misma línea.

De hecho, al partido dirigido por Iñigo Urkullu lo ve "sin norte" y "fuera de una realidad parlamentaria que no le ha dado la opción de gobernar", algo que el PNV no "ha sabido digerir".

Su opinión personal es que a los nacionalistas vascos "les va a costar bastante" asimilar la nueva situación derivada de su salida del Gobierno vasco, y sospecha que el PNV ha optado por no "formar parte de nada que sirva para construir mejores cosas para el futuro" tras el nombramiento del socialista Patxi López como lehendakari.

Eduardo Madina cree que gracias a López se ha abierto una nueva etapa en el País Vasco que permitirá "relajar la sociedad para desnacionalizar la política", combatir los efectos de la crisis económica en Euskadi e intensificar la lucha contra ETA.

"Que sepan que vamos, con toda la contundencia democrática, a por ellos", proclama.

Para el próximo período de sesiones, el PSOE se las tendrá que ver también con la reforma de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que el Gobierno confía aprobar con el apoyo de la izquierda y sin cambios sustanciales respecto al proyecto original, incluida la posibilidad de que las chicas de 16 años puedan abortar sin conocimiento de sus padres.

La negativa del PP a esta reforma no sorprende a Madina, quien apunta: "Ya sabemos que el PP no ha venido a casi ninguno de los grandes avances en términos de derechos en este país; en éste, desgraciadamente, tampoco se le espera".

Dentro del ámbito parlamentario, defiende la labor de los diputados, no sólo de los de su grupo, y rechaza por demagógicas medidas como la rebaja del salario en un 2 por ciento del sueldo de los altos cargos en la Comunidad de Madrid, iniciativa presentada como medida de ahorro por la presidenta Esperanza Aguirre.

Eduardo Madina asegura afrontar su nuevo cargo, que ocupa con tan sólo 33 años, con "responsabilidad", tratando de mantener vivo el "legado" de su antecesor, Ramón Jáuregui, y "orgulloso" del trabajo que llevan a cabo los diputados del grupo parlamentario socialista.