Público
Público

Madoff ingresa en prisión tras declararse culpable de once delitos financieros

"No soy capaz de expresar cuánto lamento mis delitos, por los que estoy profundamente avergonzado", ha declarado el responsable del mayor fraude financiero de la historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El estadounidense Bernard Madoff ingresó hoy en prisión, tres meses después de que sus hijos le denunciaran por haber mantenido durante casi 20 años una gigantesca estructura financiera que se podría convertir en una de las mayores estafas de la historia.

'No soy capaz de expresar cuánto lamento mis delitos, por los que estoy profundamente avergonzado', afirmó hoy Madoff ante el juez, en su primera declaración pública sobre el fraude que él mismo cifró en 50.000 millones de dólares y por el que se enfrenta a una condena de hasta 150 años de prisión.

A sus 70 años y con unos tres millones de víctimas en todo el mundo, entre ellos clientes del Banco Santander y el BBVA, la posibilidad de que pase el resto de su vida en prisión es muy elevada, por lo que el juez Denny Chin temía que intentara huir si quedaba en libertad hasta que fuera sentenciado.

Por ese motivo, el juez del Tribunal Federal de Manhattan revocó la libertad condicional de la que podía haber gozado tres meses más y le ordenó esperar en prisión hasta el 16 de junio, cuando está prevista la emisión de la sentencia.

Según los expertos, si fuera condenado a más de 25 años de cárcel, Madoff debería ingresar en una cárcel de máxima seguridad, aunque de momento ha sido trasladado al Centro Correccional Metropolitano (MCC) de Nueva York, también en Manhattan y muy próximo a la corte, según la cadena de televisión CNBC.

El financiero confesó hoy, con la templanza que ha demostrado en casi todos los momentos en los que se le ha podido ver en público desde su detención, que montó su esquema Ponzi a comienzos de los años 90 en respuesta a un momento de recesión en el que muchos inversores le pidieron asesoría.

Agregó que su intención era mantener esa estructura financiera durante un tiempo y luego desmantelarla, pero finalmente ha estado casi veinte años captando más y más fondos para pagar los intereses que se iba comprometiendo a obtener de supuestas inversiones bursátiles que no se llegaron a hacer.

'Según fueron pasando los días, me fui dando cuenta del riesgo que corría y sabía que inevitablemente este día iba a llegar', explicó Madoff, hasta ahora en libertad bajo fianza pero confinado en su apartamento de Manhattan, de donde no se le permitía salir más que para ir al tribunal.

Esposado y en medio de aplausos de las personas que acudieron a la audiencia, entre las que había víctimas de su estafa, el neoyorquino, que fue capaz de crearse de la nada una impresionante reputación en el mundo financiero, fue conducido hoy a prisión, donde puede permanecer el resto de su vida.

'Cuando le pusieron las esposas fue emocionante. No soy una persona vengativa, pero en algo como esto uno quiere ver justicia. Es como si hay una víctima en tu familia y vas a ver la ejecución, es un momento muy duro', explicó un emocionado Burt Ross, ex alcalde de Fort Lee (Nueva Jersey) y promotor inmobiliario, que dijo que ha perdido cinco millones de dólares (casi 4 millones de euros al cambio actual).

Como él, a la corte acudió casi un centenar que inversores que se consideran víctimas de Madoff y que, en el momento en el que fue esposado, improvisaron un sonoro aplauso que se prolongó hasta que éste fue escoltado fuera de la sala. 'En ese momento uno aprecia el sistema que tenemos, que en tres meses se ha puesto a este hombre entre rejas para que pase allí el resto de su vida, porque es donde le corresponde estar. Siento alivio por ello', añadió Ross.