Público
Público

La madre del agresor de una pareja gay en Berga, en diciembre: "Mi hijo está enfermo y la única solución que me dan es la prisión"

La madre del presunto agresor publicó una carta en la que denunciaba que su hijo sufre un "trastorno", así como la pasividad de las instituciones

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6
Comentarios:

Los jóvenes agredidos en Berga.

La madre del presunto agresor de una pareja homosexual en la localidad barcelonesa de Berga avisó en diciembre de que su hijo tenía un "trastorno". Lo hizo en una carta enviada al diario El Periódico, que encabezaba "Mi hijo está enfermo y la única solución que me dan es la prisión".

"Imagina que tienes un hijo adoptado cuando tenía dos años, diagnosticado de TDAH (Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad) a los 10, que comienza con una medicación prescrita por la neuropediatra", comienza la misiva de Charo Díez. Relataba también que "los centros educativos no entienden la problemática ni están formados para afrontarla. Como consecuencia, es castigado continuamente, recibe expedientes disciplinarios, es enviado a casa por períodos que van desde 3-4 días hasta un mes. No se aplica ningún protocolo de actuación ni las medidas absolutamente necesarias para poder hacer frente a su escolarización".

"Imagina que es agresivo y se pelea continuamente. Que vas pagando sanciones económicas y que acaba teniendo demandas judiciales por agresiones con lesiones más o menos graves y que la sentencia siempre es la misma: multa o prisión, sin saber cómo acceder a que le conmuten por servicios a la comunidad, para que sea ​​él quien pague por las consecuencias de sus actos", afirmaba Díez en diciembre.

La madre del agresor también aseguraba en su carta que quería "incapacitarlo", pero que al no ser "ni esquizofrénico ni bipolar no encontrarás ningún juez que lo conceda". "¿Cuántas madres y padres no se imaginan todo esto y más sino que lo están viviendo día tras día? Yo soy una de esas madres y me encuentro impotente ante esta sociedad que llena las cárceles con enfermos mentales sin buscar otras soluciones", finalizaba su misiva.

La pareja agredida en Berga, en una marcha en su apoyo. EFE/Susanna Sáez

Los Mossos d'Esquadra detuvieron este lunes a su hijo, de 19 años, como presunto autor de la agresión a una pareja homosexual en el municipio en la noche del sábado al domingo. La pareja presentó una denuncia el domingo por haber recibido una paliza por el hecho de ser homosexuales tras besarse en público cerca de una discoteca de la localidad.

Golpes y contusiones tras una paliza

Los dos heridos fueron trasladados al hospital comarcal Sant Bernabé, donde fueron atendidos de golpes y contusiones, según dichas fuentes. Según el relato de las víctimas, aunque fue una sola persona la que les increpó y reprochó que se besaran y la que inicialmente propinó el primer puñetazo, luego fueron otras las que se sumaron a la agresión.

Tras la agresión, Díez ha recordado que en octubre del año pasado, desde la asociación Afatrac, (Asociación de Familiares Afectados de Trastorno de Conducta) acudieron al Parlament reclamando soluciones ante la problemática de su hijo y el muchos otros. “Somos un colectivo de familias con hijos problemáticos, algunos con trastornos conductuales graves, que nos sentimos desamparados por las administraciones. Las únicas medidas que nos dan para nuestros hijos son la cárcel y las multas. Pero lo que necesitan es ser tratados”, denuncia Díez, según recoge El Periódico. “Pedimos que estas personas puedan ir a centros especializados para seguir un tratamiento y que se les medique, lugares donde puedan estar bien atendidos. Pero solo tienen las prisiones o los manicomios”.

El juez dejó el martes en libertad provisional al joven, con la prohibición de acercarse a menos de 500 metros a sus víctimas ni comunicarse con ellas por ningún medio durante seis meses. “Lo único que le han pedido es el alejamiento de los jóvenes agredidos. ¡Pero si viven en Barcelona! Eso a él no le sirve de nada. Yo les pedí a los Mossos que dieran una orden de reclusión en casa y apartarle el móvil, por todo lo que se ha montado en las redes y evitar más problemas. Hubiera sido mucho mejor”, denuncia su madre.