Publicado: 26.02.2014 19:28 |Actualizado: 26.02.2014 19:28

Una madre, condenada a una orden de alejamiento de su hija por un forcejeo por una videoconsola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una mujer de 37 años no podrá acercarse ni comunicarse en seis meses y un día con su hija, de 20, al haber sido condenada por un delito de maltrato no habitual cometido durante una discusión entablada entre ambas al querer la joven quedarse despierta jugando a la videoconsola.

La sentencia, que no es firme y ha sido dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona, condena a la madre a la pena de 65 días de trabajos en beneficio de la comunidad y le impone la prohibición de acercarse a la hija a una distancia inferior a 300 metros y de comunicarse con ella "por cualquier medio o procedimiento" por un tiempo de seis meses y un día.

Los hechos tuvieron lugar hacia las 00:30 horas del 17 de agosto de 2012 cuando madre e hija se encontraban en el domicilio que entonces compartían, en Pamplona, e iniciaron una discusión motivada porque la joven, que tenía 19 años, quería quedarse despierta jugando a la PSP.

La madre se opuso e intentó quitarle el aparato, comenzando entre ambas un forcejeo durante el cual, según la sentencia, la madre tiró del pelo a su hija, le dio manotazos y la sujetó de los brazos y del cuello, produciéndole un arañazo cuando la joven "forcejeó para que la soltara". Durante el forcejeo la joven "enroscaba a su madre con el pie derecho con la intención de que perdiera el equilibrio". Como consecuencia de los hechos, la hija sufrió lesiones en el cuello que tardaron tres días en curar.

En su sentencia, el tribunal considera "evidente" la existencia de "dos declaraciones contradictorias" entre denunciante y denunciada relativas a hechos que sucedieron estando tan sólo ellas dos presentes. No obstante, considera acreditado que hubo una agresión e impone a la madre el alejamiento de su hija aún estimando que la joven "no tiene miedo de su madre e incluso ha mantenido relación con ella hasta la fecha sin nuevos incidentes".

De hecho, la joven declaró que no tenía buena relación con su madre, nacida en la República Dominicana, pero que sólo le había agredido el día de los hechos.