Público
Público

¡La madre de dios!

La revista aparece el mismo mes en que millones de mexicanos peregrinan a Ciudad de México para celebrar este 12 de diciembre la "aparición" de la Virgen de Guadalupe, patrona del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La revista Playboy México está logrando este mes un éxito de ventas con una edición en la que aparece en su portada una modelo ataviada como una Virgen María, informaron fuentes de la publicación.

La revista aparece el mismo mes en que millones de mexicanos peregrinan a Ciudad de México para celebrar este 12 de diciembre la 'aparición' de la Virgen de Guadalupe, la patrona del país.

Con el título 'Te adoramos, María', la modelo María Florencia Onori aparece en una serie de ocho fotografías vestida con mantos y coronas parecidas a las usadas por las autoridades eclesiásticas.

Onori, que en siete de ocho instantáneas muestra todo o parte de sus senos, ha sido fotografiada frente a un vitral que recuerda el ambiente de una iglesia.

Fuentes de Playboy dijeron que la intención del fotógrafo David Eisenberg no fue hacer que la modelo se pareciera a la Virgen, aunque reconocieron que 'muchas personas lo han asumido así'.

El artículo que acompaña las imágenes se titula 'Bendita seas', y en él se lee: 'Eres bienaventurada, María, cuando la luz llega a tu piel, y tus ojos encuentran los ojos de nuestros lectores'.

Hasta el momento, la edición número 74 de Playboy México, que dirige desde septiembre pasado el editor Gabriel Bauducco, ha obtenido unos excelentes resultados de venta, con unos 80.000 ejemplares, según la publicación.

La basílica de Guadalupe, uno de los principales centros religiosos de América Latina y del mundo, está situada en el norte de Ciudad de México donde, según la tradición católica, la virgen se apareció al indígena Juan Diego el 12 de diciembre de 1531. En el año 2002 el papa Juan Pablo II canonizó a Juan Diego.

En México es tradición peregrinar hasta la basílica y a diario llegan grupos procedentes de todo el país para asistir a misa en el templo y postrarse ante el lugar de la aparición.