Publicado: 05.08.2014 11:18 |Actualizado: 05.08.2014 11:18

La madre de la niña asesinada por su padre se siente "invisible y humillada" por la justicia española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ángela González, la mujer víctima de violencia de género cuya hija fue asesinada por su padre durante un régimen de visitas hace once años, ha asegurado sentirse "contenta" por la resolución de la ONU que condena a España por la falta de diligencia del sistema de protección de las víctimas de maltrato, pero a la vez "triste y con pena" por tener que recurrir a organismos internacionales para lograr respuesta a casi medio centenar de denuncias por maltrato que había interpuesto antes de la muerte de la menor.

González, en declaraciones a la Ser, dijo sentirse "invisible, maltratada y humillada" por el Estado español pero asegura que "once años de lucha y de estacazo tras estacazo" han valido la pena "para obtener la razón en algo tan evidente y tan lógico como que este Estado se había equivocado". La madre de Andrea ha lamentado que, pese a todas las denuncias que interpuso en los juzgados, "un señor (en alusión al juez) decidió, como si se tratara de un juguete, que se tenía que abrir el régimen de visitas por el interés del padre, un padre que aprovechó para matar a su hija".

Tras la resolución de la ONU, Ángela González ha asegurado "seguir creyendo en la justicia, aunque no sea en la justicia de España" y ha recomendado a las mujeres víctimas de maltrato que "denuncien" aunque a ella no le sirvió "para nada". "Llegué a tener hasta tres medidas de alejamiento, puse denuncias por maltrato psicológico, agresión delante de un policía local, agresión en la carretera, y no salía absolutamente nada", se ha lamentado González.

Por su parte, Viviana Waisman, directora ejecutiva y co-fundadora de Women's Link, la organización que interpuso la denuncia ante el Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) ha resaltado la importancia de la resolución que ha calificado de "histórica" al ser la primera vez que se lleva al Estado español ante una instancia internacional en temas relacionados con violencia de género. "La ONU reconoce que la negligencia del sistema judicial fue lo que llevó a la muerte a Andrea y da una oportunidad de mejorar el sistema judicial para dar una protección efectiva a casos de violencia de genero y se ponga el foco en la necesidad de proteger a los niños", ha indicado Waisman en la Ser. Confía, además, en que esta resolución suponga "un punto de inflexión en cuanto a la responsabilidad los derechos y se aplique la ley sin estereotipos de género".

Waisman ha incidido además en la parte de la resolución de la ONU que refiere a la necesidad de la formación de jueces y de trabajadores sociales para atender casos de maltrato. "Ángela fue a la justicia y no se escucha a las mujeres, no se da prioridad al interés superior de los niños y las niñas y con prejuicios no se les puede dar una protección efectiva", ha indicado la fundadora de la organización.