Público
Público

Madredeus regresa sin la voz de Teresa Salgueiro

Tras un año sabático, el grupo presenta Metafonia, inspirado en África y Brasil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pocos daban un euro por Madredeus sin la voz de Teresa Salgueiro, pero el grupo portugués no tiró la toalla. Tras un año sabático hay disco nuevo, acreditado a Madredeus e A Banda Cósmica. Más que garantía de buena salud para el conjunto lisboeta que puso el fado en el mapamundi musical, Metafonia abre nuevas vías. 'Tratamos de inventar otra concepción de música cantada en portugués, enfocada a grandes espectáculos e inspirada en arreglos populares de África y Brasil', explica Pedro Ayres Magalhães, guitarrista fundador de Madredeus en 1985.

Atrás quedan dos décadas como faro de la lusofonía. Su rescate de la tradición musical portuguesa permitió, entre otros hitos, que una nueva generación de fadistas encontrara lugar en el mundo. Y el gran público descubrió las músicas taciturnas de Mariza y Katia Guerreiro o, en clave masculina, al inmenso Camané.

Fue tan grande la sorpresa que, por poco, las hijas mataron al padre. ¿Hubo riesgo de que Madredeus pasara a peor vida? 'No, nunca', aclara Pedro Ayres. 'Madredeus siempre tuvo misión militante para divulgar la cultura portuguesa y no sentimos esa competencia. Incluso hoy lo somos aunque nadie nos lo pidió; pero quise enseñar mi ciudad y mi cultura y la de los países lusófonos de África. No sólo ser famoso y ganar dinero, sino estar en viaje permanente por el corazón de la cultura lusa'.

En la búsqueda de un 'camino contemporáneo', Madredeus ha edificado con sólidos pilares eléctricos. El conjunto surgido en el convento de Xabregas, en el barrio del que tomaría nombre, ha añadido guitarra eléctrica, percusiones africanas, batería, arpa y dos cantantes: Rita Damásio y Mariana Abrunheiro. ¿Son Madredeus e A Banda Cósmica la versión radical del fado? Pedro Ayres lo explica sin aspavientos. 'Hace tiempo que queríamos tocar más alto, para más personas, porque recibimos muchas peticiones para actuar en conciertos al aire libre', explica el guitarrista. 'Ahora podemos tener conciertos de cámara, que es la primera tradición del grupo, o presentarnos con la Banda Cósmica. Sí, ahora Madredeus suena más alto'.

El perfil nuevo nació en un año sabático, 2007. El parón coincidió con la salida de Salgueiro. 'Quiso parar y nos preguntamos si debíamos seguir. Yo comencé a tocar con la arpista Ana Isabel Dias, y vi que podíamos cambiar. Fue un momento difícil cuando Teresa confirmó que no quería volver', recuerda el guitarrista. Del vértigo a la ilusión. Pedro Ayres sonríe al recordarlo: 'Muchas cantantes nos escribieron. Fue un estímulo que planteó otro horizonte'. 'Nos empeñamos en mirar más a África y Brasil que a Europa', abunda el teclista Carlos Maria Trindade, 'más experimentación'.

¿Y el público, cómo reaccionó? 'Hubo opiniones divididas. En muchos, entusiasmo. Otros nos vilipendiaron. Pero Madredeus siempre fue un grupo muy particular. No nos preocupa la fama y que en tiempos de crisis hayamos vendido 10.000 discos es para estar satisfechos'. ¿No les molesta que ahora Portugal se asocie sólo al fútbol de Cristiano Ronaldo? 'No, Madredeus debe su vida a la comunidad internacional, no sólo a mi país. Y antes ya estaba Figo. No somos un invento de dos años: ya son 20 años de Madredeus'.