Público
Público

Las madres primerizas duermen suficiente, pero con poca calidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Puede que sea una novedad para lospadres primerizos, pero un estudio estadounidense concluyó quelas madres sí duermen lo suficiente durante los primeros mesesde vida de sus bebés, aunque el sueño no sea de buena calidad.

Investigadores de la Universidad West Virginia enMorgantown analizaron a un grupo de madres primerizas ydescubrieron que dormían un promedio de siete horas por nochedurante los primeros meses de vida de sus hijos.

Esa cantidad de horas es la recomendada generalmente paralos adultos, y basándose en antiguos estudios, es más de lamedia de lo que suelen dormir los estadounidenses.

Pero la investigación ha descubierto que su sueño esinterrumpido frecuentemente, por lo que estas madres pasandespiertas cada noche alrededor de dos horas en total,provocando un cansancio que podría aumentar las probabilidadesde sufrir depresión posparto e influir negativamente en supuesto de trabajo.

La doctora Hawley E. Montgomery-Downs, profesora auxiliarde psicología, dijo que este estudio desafía las tradicionaleshipótesis sobre los patrones de sueño en las madresprimerizas.

Montgomery-Downs dijo a Reuters que las principaleshipótesis suponían que las madres primerizas no duermensuficientes horas y que los consejos para combatir la fatigadurante el día se centran en cómo contrarrestar la falta desueño, como por ejemplo dormir una siesta mientras el bebé estádormido.

Los resultados actuales, según el American Journal ofObstetrics & Gynecology, sugieren que el sueño fragmentado delas madres primerizas es la verdadera causa del cansancio queéstas sufren durante el día.

El patrón de este problema, según Montgomery-Downs, essimilar al de otros trastornos del sueño, como la apnea, debidoa la cual los pacientes permanecen acostados suficientes horaspero sólo consiguen un pequeño sueño reparador, de calidad.

El sueño se produce en ciclos repetidos de entre 90 minutosy dos horas. Dependiendo de la frecuencia con la que sedespierte una madre primeriza, puede completar pocos o ningúnciclo completo de sueño, apuntó Montgomery-Downs.

"Hemos de pensar en qué tipos de estrategias pueden ayudara consolidar el sueño" en estas madres, añadió.

Una táctica, sugirió, podría ser que las madres que dan elpecho encuentren tiempo para sacarse leche y almacenarla enbiberones, para que no tengan que ser siempre ellas las que selevanten cuando el bebé lo requiere.

Aunque las siestas breves puede que no hagan mucho,Montgomery-Downs dijo que si los padres son de los"afortunados" cuyos hijos duermen al menos dos horas seguidas,aprovechar ese tiempo para dormir podría ayudar.

Los hallazgos están basados en 74 madres primerizas quefueron seguidas entre la segunda y la decimotercera semana devida de sus hijos, o entre la novena y la decimosexta.

Las mujeres usaron "diarios" de sueño para registrar lo quedormían, y también llevaban un dispositivo en la muñeca similara un reloj que grababa sus movimientos durante la noche.