Público
Público

Madrid, al auxilio de padres en apuros

Un total de 53 jóvenes participan en un programa de la Comunidad sobre reeducación de la agresividad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Se están todo el día pegando'. Es la preocupación que expresa una madre en un foro en Internet. Como ella, un alto porcentaje de familias tiene problemas con la conducta de agresividad de sus hijos. No hay motivo para sonrojarse, porque no es un caso exclusivo. Sirva de ejemplo del alto porcentaje de familias que lo padecen, los 53 jóvenes de 12 a 18 años que ya participan en un programa de reeducación de la agresividad desarrollado por la Comunidad de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Entendida como conducta de hostilidad o malas contestaciones a los padres y no sólo como acciones de violencia física, la agresividad en los adolescentes es 'muy frecuente y va en aumento', según Mª Paz García-Vera directora de la Clínica de Psicología de la UCM. Por eso, el programa tiende la mano a ambos, padres e hijos.

Intervención integral

Tras una evaluación inicial de progenitores y adolescentes por separado, se someten a nueve y 26 sesiones, respectivamente, hasta llegar a la terapia final, que es conjunta. En total, diez meses de tratamiento individualizado para cada caso, en los que a los menores se ayuda a controlar las emociones, desarrollar habilidades y manejar su ira. A los padres, se les prepara para comunicarse mejor con sus hijos.

Ponerse en la situación de conflicto, mediante una escenificación en la que expresar como se actúa y practicar cuál sería la mejor opción, es una de las técnicas que se utilizan en este programa, puesto en marcha en abril de 2007. También se les ponen deberes para casa, como jugar juntos. El fin es fomentar la comunicación, pero también existe la posibilidad de que, al pasar tiempo juntos, se creen conflictos que tengan que resolver.

Exceso de deberes

¿Qué genera agresividad? Para la catedrática de Ciencias del Comportamiento Carmen Santisteban, parte de culpa la tiene el número de horas frente al televisor o los videojuegos violentos. Incluso, más de dos horas y media al día de deberes la agravan, según esta experta. Por contra, un nivel razonable de tareas escolares en casa y media hora de lectura semanal, aunque sólo sea el fin de semana, reducen los comportamientos agresivos.