Público
Público

El Madrid antifascista sale a calle para gritar que Carlos Palomino "vive" diez años después de su asesinato

Una placa, varios ramos de flores y una pancarta gigante junto al lugar en que murió el joven antifascista honran su memoria. La madre del asesinado ha agradecido que se continúe la lucha de su hijo.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:

Imagen de la manifestación en honor de Carlos Palomino que ha recorrido este sábado las calles de Madrid. Twitter

Bajo una gran vigilancia policial, en torno a mil personas, en su mayoría jóvenes, han recorrido las calles del barrio madrileño de Usera hasta Legazpi para honrar la memoria del antifascista Carlos Palomino, asesinado el 11 de noviembre de 2007 por un militar nazi. Gritos de "nativa o extranjera, la misma clase obrera", "qué casualidad, qué casualidad el asesino era militar", "los que luchan nunca mueren", "Madrid será la tumba del fascismo" y "Carlos vive, la lucha sigue" han dominado la marcha en conmemoración del décimo aniversario de este crimen de odio.

Josué Estébanez, su asesino, se dirigía a una manifestación racista convocada por Democracia Nacional en el barrio de Usera con el lema ‘Contra el racismo antiespañol, contra la inmigración’. Palomino, de 16 años, iba a una protesta antifascista contra la marcha ultraderechista. Ambos se encontraron en el mismo vagón del metro de Legazpi, donde Estébanez apuñaló mortalmente en el corazón a Palomino. Estebánez fue condenado en 2009 a 26 años de cárcel: 19 años por asesinato y siete años más por intento de homicidio a otro compañero de Carlos al que apuñaló posteriormente.

Un grupo de antifascistas alemanes y franceses han recorrido miles de kilómetros para acudir a la manifestación

Un grupo de antifascistas alemanes y franceses han recorrido miles de kilómetros para acudir a la manifestación porque "es importante que se recuerde a los asesinados por fascistas en Madrid y en Berlín" como "el camarada Carlos, aunque no lo conociese", ha afirmado a Público Leo, un antifascista de 26 años venido desde la capital alemana con una bandera de North East Antifa Berlin.

Laura, militante de 30 años de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) ha acudido a la marcha anual "para rememorar la memoria de Carlos y recordar que no ha cambiado la situación desde entonces” y porque “todavía hay que seguir luchando contra un fascismo creciente". Numerosas retratos recordaban a otras víctimas del fascismo como Lucrecia Pérez, Clément Méric, Pavlov Fryssas y Jimmy, entre otros.

Un comunicado de Javier, amigo y compañero de Carlos, y un texto escrito por Alfon desde la cárcel y leído por su hermana antes de cruzar antes el río Manzanares han arrancado aplausos y lágrimas entre los antifascistas. Desde un balcón del Paseo del Molino tres personas han colgado una pancarta con el mensaje "No pasarán" y banderas antifascistas ante el paso del desfile por la plaza de Legazpi.

Dos personas han recordado frente al Matadero de Madrid el "linchamiento mediático" de Carlos y del antifascismo tras su asesinato y "la connivencia del régimen" con el fascismo. "Se trata de una forma premeditada" de "trato sesgado de la prensa", han proclamado.

La manifestación la han cerrado la madre de Carlos y otro antifascista. Mavi Muñoz, la progenitora del homenajeado, ha dado las gracias "por continuar en la lucha" y por el apoyo recibido durante estos diez años. "Quisieran matarte, pero te hicieron gigante” y "querían clavarte y no sabías que eras semilla", ha clamado el otro interviniente. Mientras ambos hablaban, dos hombres ayudados por dos escalereas han colocado una placa en en el número 132 del Paseo de las Delicias, frente a la boca del metro de Legazpi donde falleció Palomino, con el mensaje "Aquí fue asesinado Carlos Javier Palomino Muñoz el 11 de noviembre de 2007, a la edad de 16 años, luchando contra el racismo y el fascismo. Carlos, hermano, nosotros no olvidamos. El mejor ejemplo es continuar la lucha. Diez años sin ti, diez años contigo. 2007-2017".

Tras un minuto de silencio, interrumpido por un grito lejano de "Arriba España" que recuerda que el fascismo sigue muy vivo, la manifestación ha sido desconvocada. Según algunos testigos, la consigna fascista ha provenido de los antidisturbios que vigilaban desde la distancia la marcha. Tras ese interrupción y que algunas manifestantes se acercasen a la fuente del grito, la policía se ha puesto los cascos y sacado los escudos. Cuatro policías municipales, pese a estar más cerca de la persona que ha emitido la frase, afirman no haber oído ningún grito y un antidisturbio preguntado por Público defiende que provenía de una ventana de la plaza de la Beata María Ana de Jesús.

Tres ramos de flores y una pancarta colgada de un andamio de un edificio en obras de la calle de Voluntarios Macabebes dan testimonio de lo que pasó hace 10 años.