Público
Público

Madrid exhibe su artillería ante el efecto Obama

Zapatero, Rajoy, el rey, Gallardón, Aguirre y Lissavetzky olvidan sus diferencias y suman sus esfuerzos en Copenhague. Raúl, el capitán del Real Madrid, intervendrá el viernes ante el COI junto al resto de la delegaci&oacute

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El poder de los Juegos Olímpicos. Alberto Ruiz-Gallardón, el alcalde de Madrid, confía en el esfuerzo y el trabajo de pasillos que el viernes tiene pensado afrontar José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Gobierno español, en el Hotel Marriott, donde se concentra el Comité Olímpico. Dos rivales políticos unidos por una misma corazonada. Esa imagen de unidad, de causa común, que no logran las otras candidaturas, es el principal argumento que Madrid exhibe, ya con casi todas sus bazas presentes en Copenhague, de cara a la trascendental cita del viernes, el día en el que será designada la sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

El delantero del Real Madrid Raúl González intervendrá con la delegación de Madrid ante la sesión del Comité Olímpico Internacional (COI) que elegirá la sede de los Juegos de 2016, han informado fuentes de la candidatura española. La presencia de Raúl González en la presentación final de Madrid ante el COI se ha decidido después de confirmarse que los Lakers de Los Ángeles no autorizaban el viaje de Pau Gasol -que aún así estaba acreditado en Copenhague- y de que el tenista Rafa Nadal va a participar en el torneo de Pekín.

Se consigan los Juegos o no, la candidatura de Madrid 2016 ha logrado la unidad de todas las instituciones en pos de una causa común. Así lo destacó ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a quien Gallardón cedió la palabra para que tuviera un mínimo de protagonismo en la rueda de prensa oficial, que se celebró en el Hotel DAnglaterre pasadas las ocho y media de la tarde, noche cerrada ya enCopenhague.

Además, la presencia de Obama le da más valor al papel que puedan desempeñar el rey y Zapatero. Así lo destacó Gallardon, a quien el viaje del presidente de Estados Unidos, lejos de intimidarle, se diría que le excita. El alcalde de Madrid interpreta la presencia de Obama (que ha provocado que 400 policías de fuera de Copenhague se desplacen a la capital) como un estímulo. Que la ciudad danesa vaya a reunir por unas horas al presidente norteamericano las librerías de Copenhague exhibían ayer en sus escaparates todas las biografías de Obama, al de Brasil, Lula, otro dirigente tremendamente mediático, al novedoso primer ministro de Japón, Hatoyama, y al rey, a Zapatero y a Mariano Rajoy es algo que quiso resaltar Gallardón.

En la rueda de prensa celebrada ayer, Gallardón destacó: 'Estamos orgullosos de nuestra candidatura, pero las otras tres son muy buenas'. Jaime Lissavetzky apuntaba que en estos días ha sentido la consolidación de las esperanzas. El secretario de Estado para el Deporte, que durante los ensayos de ayer, suplió a Zapatero (que llegaba a las diez de la noche), quiso lanzar un mensaje de optimismo: 'Sabemos que somos la mejor candidatura. Tenemos ambición por ganar y mucho respeto por los rivales'. La presidenta de la Comunidad de Madrid, que tampoco intervino ayer en los ensayos de la presentación, señaló: 'Somos la mejor candidatura'. Dentro de la euforia generalizada, Aguirre añadió: 'Esta vez lo vamos a conseguir'.

Después de la rueda de prensa oficial, la candidatura de Madrid 2016 ofreció un cocktail de bienvenida a la expedición española. En la mayoría de los corrillos, el tema de conversación era la presencia de Obama. La sensación general es que es injusto que Chicago haya subido tanto su cotización y sus posibilidades por la llegada del presidente. Evidentemente, nadie comenta nada al respecto, sobre todo después de que Odriozola, presidente de la Federación Española de Atletismo, cargara duramente contra Río.

Todas las candidaturas exhiben sus mejores trajes en el escaparate. Brasil, por ejemplo, luce a Pelé, que pone su sonrisa y su buena voluntad. Fue el ex futbolista el que protagonizó la anécdota del día. Le preguntaron por Michael Jordan, la baza que más de uno sospecha que Chicago jugará a última hora, y Pelé se puso serio y se refirió compungido a la muerte de Michael Jackson.