Público
Público

Madrid, la gran beneficiada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Llevo dos meses yendo y viniendo a Madrid. Ahora vivo cuatro días en la capital y los otros tres en mi ciudad. A partir de enero me trasladaré definitivamente y mi familia vendrá en verano'. Son palabras de Juan, el nombre ficticio del directivo de una de las cajas que se ha embarcado en una fusión y que ha fijado su sede en Madrid. Cuatro de las cinco fusiones frías que se han aprobado hasta el momento han decidido instalarse en Madrid, lo que supondrá la llegada de más de un millar de directivos a la capital y en muchos casos sus familias.

'Desde que llegué he vivido en un hotel y he comido fuera todos los días, pero ahora he encontrado una casa cerca del banco y me voy a instalar por fin. Todos los días, cuando acaban las jornadas maratonianas, voy a cenar por ahí con un grupo de compañeros y he acabado por hacerme un experto de los bares y restaurantes de Madrid'. Como Juan, todos los directivos que lleguen necesitarán viviendas en Madrid, saldrán a comer, realizarán sus compras, abonarán sus impuestos y realizarán muchos viajes a sus ciudades de origen. Un montón de gastos de ciudadanos de elevado poder adquisitivo que ayudarán a animar la economía de la región, que será más que nunca la capital financiera.

Aunque lo que de verdad impulsará las finanzas de la Comunidad de Madrid será la cantidad ingente de impuestos que desde el próximo 1 de enero van a pagar estas entidades en la región. Los impuestos de sociedades que paguen por los beneficios que logren estos cuatro bancos, el IVA o los Actos Jurídicos Documentados (el porcentaje que se paga cada vez que, por ejemplo, se realiza una ampliación de capital) se abonarán en Madrid y serán toda una bocanada de oxígeno para los presupuestos de Esperanza Aguirre.

Mientras a Madrid le toca sonreír en este proceso, prácticamente todas las autonomías pierden a alguno de sus grandes pagadores de impuestos, desde Bancaja en el País Valencià, hasta Cajasol en Andalucía. A partir de ahora, los fiscos de estas regiones cobrarán casi únicamente por la parte de los beneficios que cada caja reciba del banco. Las fusiones de cajas no sólo revolucionarán el sector financiero.