Público
Público

Madrid, ante el límite de la transparencia de Jorge Oteiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aquellos aficionados a la escultura que para estudiar una obra moderna se llevan los dedos al mentón sin entender su significado pueden encontrar una explicación en las piezas del escultor vasco Jorge Oteiza: las figuras están para construir el vacío.

Así lo traslada Pilar Oteiza, sobrina y heredera de las obras del artista guipuzcoano, que es responsable de la exposición titulada ''Los límites de la transparencia'', inaugurada el miércoles en la Fundación Canal de Madrid con 34 de las esculturas del artista.

''La obra de (Jorge) Oteiza es su propia vida'', dijo Pilar Oteiza, que dedicó la exposición a la etapa más intensa del escultor, la década de los 50.

En mitad de siglo, el artista vasco (1908-2003) efectúa un tránsito ''de la escultura masiva a la liviana'', justo en la etapa que se corresponde con la ''ley de los cambios de la expresión artística'', que según Oteiza se debe al transcurso del tiempo en que las obras se llenan y se vacían.

Y aquí está el quid de la exposición: contemplar en las piezas la desocupación de la esfera y del cubo; esto es, la descomposición de la figura, el vacío pétreo, una anatomía del material en la que, con un poquito de imaginación, podemos en efecto certificar que lo que una vez fue esfera o cubo ahora es un amasijo para el que algunos necesitan un empujón explicativo.

Pero, ¿cómo empieza la desocupación del cubo? Con los 'maclas', un término que se refiere a la unión de cristales y que es utilizable para la unión de cualquier elemento, de acuerdo a Pilar Oteiza.

El último paso de cualquier desocupación llega cuando tan sólo quedan dos planos en perpendicular, como si el resto de las aristas se hubieran ido volando. A éstas las denomina Oteiza unidades mínimas y livianas, las matrices que conforman el espacio de su escultura.

No obstante, no todo es invento de su tío Jorge. El artista vasco se ve influido en sus obras por los constructivistas rusos encabezados por Rodthenko, además de las aportaciones de Kandinski o Mondrian.

o de filósofo.

''A veces uno se pregunta si se trata de un filósofo que esculpe o si es un escultor filósofo'', dijo Cristian Ruiz-Orfila, subdirector de la Fundación Canal.

Tres de las obras más grandes expuestas en esta muestra se ubicarán en los jardines de la fundación hasta el 25 de abril, cuando concluye la exhibición.