Público
Público

Madrid y el CGJP piden que la embriaguez y la confesión no sean atenuante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López, y la vocal del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, Cristina Alberdi, han pedido hoy que la embriaguez y la confesión no se consideren atenuantes en los casos de violencia machista.

En una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, Alberdi ha confiado en que la propuesta, que formuló ya la Comunidad de Madrid, sea asumida a nivel nacional por el Gobierno para promover una reforma del Código Penal, aunque por el momento no ha habido respuesta en este sentido.

Alberdi, ex presidenta del Consejo Asesor del Observatorio contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, ha defendido la modificación del ordenamiento jurídico para que el alcoholismo, que puede apreciarse como atenuante en algunos casos, pase a ser una agravante de las penas de violencia machista.

"Hasta ahora se usan los efectos del alcohol como un desinhibidor para tener una conducta agresiva", ha lamentado la ex ministra socialista, que ha confiado en que en unos meses pueda llegarse a un "consenso" a este respecto.

López (CGPJ) ha abogado además por que se "elimine" el carácter atenuante de la confesión en la violencia contra la mujer, que "está pensado para delitos de difícil investigación", que requieren "un gran esfuerzo".

"Aquí (en la violencia machista) hay poco que investigar, porque por lo general cuando una mujer aparece en su domicilio asesinada la presunción de culpabilidad de la pareja es altísima", ha dicho.

Ha agregado que "en la inmensa mayoría" de los casos de violencia contra las mujeres lo habitual es que el presunto agresor se ponga a disposición de la autoridad judicial, una conducta que, a su juicio, "no puede servir" para atenuar la pena.

"Matan a su mujer y a los pocos minutos van a una comisaría o a un juzgado a decirlo", ha resaltado este representante del CGPJ, para quien, al reconocer los hechos y entregarse a las autoridades, los presuntos culpables "no están ayudando a la Justicia" pues "ya se sabe que han sido ellos".

Respecto a los medios en los Juzgados de Violencia de Género, ha apuntado a los "problemas" en los partidos judiciales en donde estos los órganos no se pueden especializar y comparten materias penales y civiles.

Para paliar esta situación, ha apostado por que los Juzgados de Violencia de Género puedan atender a más de un partido judicial y, a modo de ejemplo, ha aludido al municipio cántabro de Medio Cudeyo, cuyos casos de violencia contra la mujer podrían asumir, ha dicho, los órganos de Santander o Torrelavega.

Asimismo, López ha demandado la puesta en marcha de equipos de valoración de los riesgos en cada caso, compuestos por psicólogos y criminólogos al servicio de los juzgados, y ha incidido en el "error" de que los Juzgados de Violencia contra la Mujer asuman asuntos civiles, porque "un juez penal no es un juez de Familia".

Ha subrayado que el CGPJ ya alertó, desde la aprobación de la Ley contra la Violencia de Género (en 2004), de que estaba "cargada de muy buenos fines" aunque "quizás no se había acertado en alguno de los instrumentos creados".

Ha instado a "realizar una evaluación" de la norma para impulsar las reformas que sean necesarias, porque "de sabios es rectificar".

"No pasa nada. Todos estamos de acuerdo en que la ley aportó elementos esenciales", ha dicho el portavoz del CGPJ, para quien "ha llegado el momento de rectificar" y dotar a la ley "de instrumentos que la harían mucho más eficaz".