Público
Público

Madrid y la Generalitat se enzarzan en otra 'crisis de protocolo'

El ministro Margallo explicará al portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, por qué Rajoy no quiere a Artur Mas en un acto sobre el Mediterráneo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el conseller de Presidencia, Francesc Homs, tienen previsto hablar por teléfono hoy para desencallar el conflicto abierto por el papel del presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la reunión euromediterránea del miércoles. Así lo han confirmado fuentes del Ejecutivo catalán, que creen que el Gobierno central recela de que Mas participe en este acto que se celebrará el miércoles en el Palacio de Pedralbes de la capital catalana.

Se trata del Foro Económico del Mediterráneo Occidental, en el que participarán empresarios y ministros de Exteriores de cinco países europeos y otros cinco africanos que comparten el Mediterráneo.

Las mismas fuentes de la Generalitat confían en que la situación se reconducirá y que finalmente el presidente catalán podrá dirigir unas palabras de bienvenida a los asistentes al foro, que es, sostienen, lo 'normal' en este tipo de situaciones, más aún cuando la Generalitat ha cedido el Palacio de Pedralbes para la reunión. Para la Generalitat, sería un hecho 'sin precedentes' que el presidente catalán no estuviera en un acto de estas características celebrado en Catalunya.

Según fuentes del Govern, la conversación telefónica entre Homs y Margallo está prevista desde la semana pasada y tiene como objetivo cerrar los últimos detalles de la reunión, entre ellos el rol de Mas en el acto.

De acuerdo con fuentes de la Generalitat, el Gobierno central, de forma oficial, no ha negado la asistencia de Mas en el acto, pero desde Panamá, en donde ha estado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, los organizadores del acto han explicado estos últimos días que no estaba previsto que Mas interviniese en el mismo.

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, explicó en Panamá que el próximo miércoles irá a Barcelona para inaugurar una reunión de 'estados nacionales' del Mediterráneo.

La visita de Rajoy a Barcelona se hará efectiva pocos días después de la polémica por el hecho de que Mas no asistiera a un acto encabezado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cuando ésta ejercía de presidenta en funciones por la ausencia de Rajoy debido a su asistencia a la cumbre iberoamericana de Panamá.