Público
Público

Madrugá de Sevilla Una pelea aprovechada por "delincuentes comunes" y por "gamberros" causó los disturbios de la Madrugá de Sevilla

El delegado del Gobierno en Andalucía sitúa el origen en  una pelea en la calle Arfe, tras lo cual se produjo un "efecto dominó"

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6
Comentarios:

Nazarenos de La Esperanza de Triana visiblemente afectados tras los incidentes en la Madrugá. EFE/José Manuel Vidal

La Policía Nacional trabaja con la "hipótesis" inicial de que no habría existido ninguna "concertación" o "confabulación" en relación con los incidentes registrados en la pasada Madrugá del Viernes Santo sevillano, que se saldaron con ocho personas detenidas y que habrían tenido como "epicentro" la zona de Arfe y Adriano, extendiéndose desde allí a través de un "efecto dominó" a casi una veintena de lugares del casco histórico.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha indicado en declaraciones a los periodistas que la investigación, que está siendo "exhaustiva" y "rigurosa", la está llevando a cabo la Brigada de Información de la Policía Nacional en Sevilla y se está nutriendo básicamente del visionado de vídeos, de la declaración de testigos y de la colaboración ciudadana. Sanz, que ha precisado que esta investigación contará "próximamente" con unas conclusiones provisionales, ha remarcado la "desconexión" que existe entre los ocho detenidos por estos hechos, con delincuentes "habituales" que "más parece que pretendían alterar la ciudad aprovechando las circunstancias" combinados con "actitudes de gamberrismo" y gritos "por Alá y ETA" que saben que "generan una tensión y una alerta".

"No hay ningún indicio en estos momentos que pueda llevar a establecer que haya existido una concertación o confabulación ni ninguna conexión en relación con el terrorismo ni con temas religiosos, políticos o ideológicos", ha remarcado Sanz, que ha situado el "posible origen" de los incidentes en la calle Arfe a raíz de una pelea, lo que fue "aprovechado" por "delincuentes comunes y actitudes de gamberrismo que intentan distorsionar la vida de la ciudad durante la Madrugá".

En total, han sido detenidas ocho personas, de las que tres han ingresado en prisión provisional por un delito de desórdenes públicos agravados y otras cinco han quedado en libertad con cargos, entre ellas un ciudadano senegalés que ha aceptado una condena de 480 euros de multa por gritar "Alá es grande" al paso de la hermandad de la Esperanza de Triana. El ciudadano senegalés fue el primer detenido y su arresto se produjo en la calle Reyes Católicos, tras lo que, sobre las 4.30 horas, fueron detenidos otros tres individuos -los que han ingresado en prisión- en la calle Marqués de Paradas, arrestos a los que siguieron los de otras cuatro personas -dos y dos- en la Plaza del Salvador y en la calle Álvarez Quintero.

Las fuentes consultadas han incidido en que la "hipótesis" con la que trabaja la Policía es que el "epicentro" de los hechos se ubicó en la zona de Arfe y Adriano, aunque posteriormente y por diversas causas, "se produjo un efecto dominó en circunferencia\, produciéndose carreras incluso en sentidos opuestos, con personas que se cruzaban corriendo en una y otra dirección. Este "efecto dominó" también se pudo deber a las llamadas entre familiares y amigos situados en distintos puntos de la ciudad.

"Hubo chispas en distintos lugares", como por ejemplo la pelea en la calle Arfe, y posteriormente se produjo una situación de "psicosis" y "pánico colectivo", han manifestado las fuentes de la investigación consultadas, que han situado los incidentes entre las 4.00 y las 5.00 horas, con una "réplica de menor intensidad" sobre las 6.00 horas.

Para provocar dicha "psicosis", algunos de los detenidos emplearon objetos metálicos para golpear las señales de tráfico o gritaron consignas a favor de ETA, han indicado las fuentes, que han añadido que, además de los detenidos, y en relación a los incidentes, fueron identificadas siete chicas, algunas menores de edad. Las fuentes, asimismo, han destacado que las situaciones de "pánico" registradas se controlaron "en dos o tres minutos".