Público
Público

El maestro francés Georges Prêtre dirigirá el Concierto de Año Nuevo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Orquesta Filarmónica de Viena, dirigida por el maestro francés Georges Prêtre, protagonizará una vez más la apertura del Año Nuevo con su tradicional concierto, el próximo 1 de enero, en el que bailará el Ballet de la Ópera vienesa con vestuario del celebre diseñador italiano Valentino.

Prêtre destacó hoy, en rueda de prensa en la capital austríaca, que está "muy emocionado" de poder dirigir este concierto por segunda vez después de la exitosa edición de 2008.

"El mensaje de este concierto es enviado a todo el mundo. No es un concierto normal. Durante dos horas damos un mensaje de amor al mundo entero", señaló el veterano maestro de 85 años.

"La tradición vienesa no se puede copiar. Es siempre una emoción única", agregó Prêtre, quien debutó al frente de la Filarmónica de Viena en 1962.

La orquesta vienesa iniciará la 64 edición de su Concierto de Año Nuevo con la apertura de la opereta "El Murciélago", de Johann Strauss (hijo), el más famoso de la dinastía Strauss.

Como de costumbre, la mayor parte del programa del concierto estará protagonizado por los diferentes Strauss (Johann padre e hijo, Josef y Eduard), incluyendo varios de sus valses y polkas, como "Carnaval en París", "Bombones de Viena" o la "Polka del Champán".

Pero la Filarmónica incluyó este año por primera vez una obra del compositor danés Hans Christian Lumbye, con su "Galope de Champán", que cerrará la parte oficial del programa.

Además, se ofrecerá una pieza del compositor franco-alemán Jacques Offenbach y otra del alemán Otto Nicolai, fundador de la Filarmónica de Viena y cuyo 200 aniversario se celebra en junio próximo.

"Me alegra no sólo que Prêtre dirija el concierto, sino que también hayamos logrado un arco impresionante sobre la diversidad de la dinastía Strauss y su influencia sobre otros, como Offenbach o Lumbye, al que llamaban el Strauss del Norte", manifestó el director de la Filarmónica de Viena, Clemens Hellsberg.

El modisto Valentino, por su parte, aseguró que poder participar por primera vez en la realización del Concierto Año Nuevo de Viena es "muy emocionante" y "un gran honor".

"Viena es la ciudad de la música, los Strauss son muy famosos, yo los adoro. Siempre he seguido el Concierto del Año Nuevo, y será muy emocionante verlo ahora en carne propia", señaló el diseñador, de 77 años.

Eso sí, Valentino no podrá presenciar el concierto en la Sala Dorada Asociación de Amigos de la Música de Viena (Musikverein), sino por televisión en el Museo de Bellas Arte de esta capital, desde donde se retransmitirá en directo la presentación del Ballet de la Ópera vienesa.

"No se puede estar en todos los lugares a la vez", bromeó el diseñador italiano entre risas.

El Concierto de Año Nuevo 2010 será retransmitido en directo y en diferido a 72 países, entre ellos Mongolia, Sri Lanka, Trinidad y Mozambique.

"Queremos publicitar la música clásica, queremos que más gente se interese por la música clásica, por eso es una alegría que no sólo países grandes como Japón, Estados Unidos y los países de la UE retransmitan el concierto", dijo Hellsberg.

La Sala Dorada de la Musikverein, que una vez más vivirá un lleno completo, estará decorada en esta edición con unas 30.000 flores importadas de San Remo (Italia).