Publicado: 24.10.2014 13:36 |Actualizado: 24.10.2014 13:36

"Mafalda está con nosotros"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Mafalda está con nosotros", se dicen a estas horas centenares de jóvenes concentrados en Oviedo a pocos metros del hotel de la Reconquista, epicentro de los Premios Príncipe de Asturias, donde están los reyes de España, los galardonados y la reina Sofía.

Los jóvenes esperan con bocadillos la llegada a la capital asturiana de las 'marchas de la dignidad', que esta mañana salieron a pie de Gijón, Avilés, Langreo, Mieres, Siero y Lena y están a punto de llegar a Oviedo.

Esta tarde tienen previsto concentrarse a las cinco en la plaza de La Escandalera, situada frente al teatro donde se entregan los premios, el Campoamor. Los técnicos de TVE montaban esta mañana sus equipos siguiendo el tiro de cámara de la alfombra roja que lleva a la entrada de la sala, para que ninguna imagen ajena se colara en la retransmisión.

Y el Delegado del Gobierno ha prohibido que los manifestantes se concentren en La Escandalera, con la excusa de que allí hay unos paneles de la Fundación que preside la princesa Leonor. Por cierto que la Fundación está en proceso para cambiar de nombre, ya que en España no hay ahora Príncipe de Asturias, tras la coronación de Felipe de Borbón.

La concentración frente al teatro tiene, sin embargo, el aval del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y hace prever que la manifestación será grande. Empieza a las cinco y en ella estarán, entre otros, los tres concejales de IU en Oviedo y la eurodiputada asturiana de Podemos, Tania González, que han devuelto sus invitaciones para no entrar al teatro.

El diputado Nacional de IU, Gaspar Llamazares, ha calificado este viernes de "blindaje preventivo" el incremento de la seguridad en torno al desarrollo de la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, una situación que, asegura, "no dicen nada bueno de la compatibilidad entre monarquía, participación y protesta democrática".

El blindaje "no dice nada bueno de la compatibilidad entre monarquía y protesta democrática" Llamazares, en rueda de prensa en la sede de IU en Oviedo, ha lamentado que "este blindaje signifique un anuncio de por dónde va la Ley de Seguridad Ciudadana, es decir, va más por la restricción de los derechos fundamentales, el derecho de manifestación, del derecho de crítica, de huelga y, sin embargo, no tanto por la seguridad de los ciudadanos".

De hecho, para Llamazares, la "deriva represora" va más en la seguridad de la elite, en vez de la de la ciudadanía. La situación, ha explicado el parlamentario, forma parte de las nuevas señas de identidad de la restauración monárquica: "blindaje, por un lado, y por otro una monarquía baja intensidad, con poca ética, con gestión, pero con una gestión gris, solo aderezada por esta obsesión por la seguridad".