Público
Público

El magnate atípico que surgió de la nada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La gran excentricidad conocida de Amancio Ortega, la fortuna número uno de España, es el hipódromo que construyó en Arteixo (A Coruña) para satisfacción de la menor de sus tres hijos, Marta, que practica la hípica y participa en los campeonatos organizados en las desmedidas instalaciones.

La otra extravagancia, que comparte con otros ricos, es 'que le gusta tanto el trabajo que no quiere vacaciones', dice una persona que le conoce y ha compartido charlas con él.

Ya es proverbial la anécdota de su descanso fallido en Palma de Mallorca con su actual mujer, Flora Pérez Marcote, tras sacar a bolsa el 26% del imperio textil Inditex en mayo de 2001. Al tercer día volvió porque se aburría.

Cuentan que el mismo día de la salida al parqué de Inditex, Ortega, al ver la buena evolución de la acción, se preguntó en voz alta: '¿Y qué vamos a hacer ahora con tanto dinero?'. Segundos después él mismo se contestaba: 'Seguiremos invirtiendo'.Este magnate atípico es retratado como 'un hombre normal' en el trato y en la apariencia por quienes han tenido acceso a él. Lo que ya supera la normalidad es su patrimonio de 13.500 millones de euros, riqueza no heredada que le distingue del resto de grandes ricos. Ortega es un hombre hecho a sí mismo.

Este leonés nació el 28 de marzo de 1936 en Busdongo de Arbás. Su padre, de Valladolid, que era guardagujas (vigilaba el cambio de vías en el ferrocarril), emigró pronto a A Coruña, ciudad de adopción de Ortega. Comenzó como recadero en la camisería Gala y, muchos años después, en 1963, fundó con su hermano mayor, Antonio, GOA Confecciones.

De las batas guateadas salió el primer paso para crear un nuevo modelo de empresa textil con una integración que nadie imita aún: desde el diseño hasta la comercialización. Lo inauguró con la primera tienda de Zara en A Coruña en 1975 y hoy sus ocho marcas tienen 4.278 establecimientos en todo el mundo.

Zorba era el nombre elegido por Ortega para bautizar su imperio naciente, porque le gusta la película Zorba el griego, que protagoniza Anthony Quinn; por suerte, la marca ya estaba registrada.

Discreto al máximo, hombre de costumbres, desayuna en el Club Financiero de A Coruña y cada día va al complejo de Inditex en Arteixo, relata Jesús Salgado en el primer libro sobre Ortega De cero a Zara. Dos debilidades son la partida con los amigos de siempre y el Pazo de Anceis, donde pasa el tiempo libre cultivando una miniexplotación agrícola de varias hectáreas. Para cumplir con su condición de millonario tiene jet, pero odia volar.