Público
Público

El magnate Branson apuesta por los McCann

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El magnate británico Richard Branson ha puesto la mano en el fuego por la inocencia de Kate y Gerry McCann. Su decisión de donar 100.000 libras, algo menos de 145.000 euros, para que los padres de la desaparecida Madeleine estén defendidos por los mejores abogados del Reino Unido, pretende ser el acicate que revitalice la deteriorada imagen del matrimonio.


'Desafortudamente, la reputación de Kate y Gerry ha sido manchada', reconoció ayer John McCann, tío de Maddie, en un comunicado.
Un sondeo publicado ayer por el diario Sunday Times revela que sólo el 20% de los ciudadanos británicos considera ya que los McCann son completamente inocentes. Un 48% cree que podrían ser los autores de la muerte de su hija.
'El deseo de Branson es que a partir de ahora otras personas se involucren en esta causa y que se aclare todo', señaló una fuente cercana al dueño de la multinacional Virgin, quien reconoció que Branson mantiene una excelente relación con la pareja. 'Él tiene buen instinto para estas cosas', concluyó.


La defensa de los McCann ha hecho correr ríos de tinta en los últimos días. Esta semana deberá pasar a la ofensiva toda vez que parece confirmarse el próposito de las las autoridades judiciales portuguesas de volver a citarles para un nuevo interrogatorio.

Desean colaborar


La nueva portavoz de la familia, Natalie Orange, descartó ayer que los McCann hayan decidido viajar en los próximos días a Portugal para seguir desde Portimao la evolución de las investigaciones abiertas por el juez instructor del caso, Pedro Miguel dos Anjos. 'Kate y Gerry sólo regresarán al Algarve cuando sean requeridos legalmente', zanjó Orange.
La prensa lusa especulaba ayer con la posibilidad de que las preguntas requeridas por el magistrado para proseguir con la investigación se hayan podido tramitar ya a las autoridades británicas.


La Policía Judicial de Portugal sigue convencida de que Kate mató accidentalmente a su hija Madeleine la noche del 3 de mayo. Probablemente, con una dosis excesiva de somníferos. Lo que ocurrió con el cuerpo de la pequeña aún
carece de una hipótesis, aunque la prensa portuguesa ha aventurado varias.


Sin embargo, las autoridades lusas continúan buscando una prueba concluyente para imputar penalmente al matrimonio. Por el momento, la justicia sólo ha podido calificarles de arguidos, es decir, sospechosos. A pesar de que fuentes policiales apuntaban a que una de las claves del misterio podría estar en el diario de Kate, los hechos no lo han confirmado. Pese a la falta de pruebas, la imagen de los McCann comenzó a resentirse la semana pasada, también en el Reino Unido. Dos donantes retiraron su apoyo y su portavoz dimitió. El respaldo de Branson llega en el momento justo.