Público
Público

Maite Carranza denuncia los abusos sexuales infantiles en una novela

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La escritora Maite Carranza se adentra con valentía en el complejo asunto de los abusos sexuales infantiles y sus devastadoras consecuencias en su novela "Palabras envenenadas", que se presentó hoy en Madrid y en la que la autora denuncia este "tema tabú" sobre el que hay "un gran silencio".

"Hay que involucrarse en el dolor de las víctimas y de sus familias", dijo Carranza al reflejar "la pasión" con que escribió esta novela, galardonada el pasado enero con el Premio Edebé de Literatura Juvenil.

La presentación tuvo lugar en el INJUVE y, como va destinada a adolescentes y jóvenes, asistieron 25 alumnos de un Instituto de Enseñanza Secundaria de Alcobendas (Madrid), que habían leído el libro y que formularon las preguntas que les sugería.

"En esta novela me desbordó el sentimiento, la emoción. Es un tema que no se puede tratar de una forma aséptica, sino que debe convulsionar a la persona que lo aborda, ya sea el terapeuta, el policía, los padres o el escritor", dijo Carranza , especializada en literatura infantil y juvenil y autora de la trilogía fantástica "La guerra de las brujas", traducida a veinticinco lenguas.

El detonante de la novela fue el caso de la austríaca Natascha Kampusch, que fue secuestrada "por un desconocido" cuando tenía diez años y permaneció en cautividad hasta los 18. Le sirvió como "metáfora de la posesión".

"Tras esas posesiones siempre hay abusos encubiertos", contaba hoy Carranza (Barcelona, 1958) , cuya novela denuncia "la hipocresía de nuestra propia sociedad, que, cuando se habla de estos asuntos molestos, mira hacia otra parte".

"Palabras envenenadas" es la crónica de un día trepidante protagonizado por Bárbara Molina, una joven desaparecida misteriosamente cuando tenía quince años; por su madre, que ha perdido la esperanza de encontrarla; por una chica que ha traicionado a su mejor amiga y por un policía a punto de jubilarse.

El libro no trata sólo del abuso sexual infantil, sino que también reflexiona sobre "las diferencias de género, la consideración que hay sobre la mujer y el maltrato psicológico que se ejerce sobre los niños".

"Elegí como centro neurálgico de mi historia el abuso sexual infantil, porque era una consecuencia lógica del maltrato psicológico y del poder masculino, del concepto patriarcal de nuestra sociedad", dijo esta escritora, guionista y docente, autora de "¡Frena, Cándida, frena!" y "Magia de una noche de verano", entre otros muchos títulos.

Carranza es consciente de que todo lo relacionado con el abuso sexual infantil es "un tema tabú" y a su alrededor "hay un gran silencio. "Es un apartado oscuro de nuestro mundo civilizado, y que ocurre en las mejores familias".

"Arrastramos una lacra y ya es momento de que se cuente de una forma asequible para los principales perjudicados: los jóvenes y los niños", dijo Carranza en presencia del director del INJUVE, Gabriel Alconchel; de Margarita García, presidenta de la Asociación Aspasi, y del escritor y cineasta Roberto Santiago.

Este último aseguró que, en esta novela, "nos vemos reflejados todos y cada uno de nosotros, y se siente lo cerca que estamos de convertirnos en víctimas o en verdugos".

Ana Mendoza