Público
Público

Maixabel Lasa dice que es doloroso, pero la reinserción siempre es positiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Maixabel Lasa, la viuda del ex gobernador civil de Guipúzcoa Juan María Jáuregui, considera que, aunque resulte "doloroso" para las víctimas, la reinserción social de los presos de ETA que renuncien a la violencia "siempre es positiva" y la política penitenciaria debe caminar en esa dirección.

Lasa, responsable de la oficina de atención a las víctimas del terrorismo del Gobierno Vasco, explica, en una entrevista concedida a Efe, cómo afronta esta semana la conmemoración del décimo aniversario del asesinato de su marido, abatido a tiros en un célebre restaurante de Tolosa el 29 de julio de 2000.

Como un "año terrible" recuerda Lasa aquel 2000, en el que 23 personas fueron asesinadas por ETA, varias de ellas conocidas del matrimonio Jáuregui-Lasa, como el periodista José Luis López de Lacalle o el dirigente socialista Fernando Buesa. "Si pudiéramos borrar del mapa ese año, sería estupendo", reflexiona.

Una década después, la situación de la violencia terrorista en el País Vasco es muy diferente, ya que este año únicamente se cuenta una víctima mortal, el policía francés Jean-Serge Nérin.

Además, algunos históricos presos de ETA han planteado el debate de la reparación de las víctimas, mientras que Instituciones Penitenciarias está aplicando beneficios y medidas de prisión atenuada a terroristas que se han alejado de la violencia.

"Me parece positivo, si esas personas han reconocido que han hecho mal, incluso en algunos casos, muy poquitos, han pedido perdón", ya que "la reinserción siempre es positiva", sostiene la viuda de Jáuregui, quien admite que resulta "doloroso" para las víctimas, pero que "las cárceles no solamente tienen que ser para cumplir una condena, sino para que puedan reinsertarse en la sociedad en un futuro".

Maixabel Lasa opina que la lucha contra el terrorismo ha avanzado mucho en estos diez años, fundamentalmente porque este asunto "ha salido del enfrentamiento político" y los partidos "han hecho un esfuerzo importante y necesario para consensuar todo lo relacionado con el tema del terrorismo".

En esta década, sobre todo en los últimos años, se ha abordado también el reconocimiento de las víctimas, así como la batalla contra el enaltecimiento del terrorismo, una tarea pendiente "que es preocupante que no se hubiera hecho hasta ahora", según Lasa, quien ha confesado que las víctimas "no pueden soportar" ver en las calles las fotos de las personas que asesinaron a sus allegados.

"Esa foto puesta ahí, de alguna manera se coloca para decir que lo que han hecho está bien, que se identifican con esa persona y con lo que ha hecho", opina la viuda de Jáuregui, quien está convencida de que no permitir que se exhiban ese tipo de imágenes y pancartas "sirve de cura moral y ética para esta sociedad".

Maixabel Lasa no se rasga las vestiduras por la posibilidad de que los distintos gobiernos mantengan abiertas vías de interlocución de algún tipo con el entorno de ETA, ya que "siempre está la palabra", aunque tiene claro que en la situación actual, "la pelota está en el tejado" de los terroristas, porque los demócratas no están "en un momento de claudicar".