Público
Público

Ante las malas noticias, las familias no confían en los médicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Las familias de los pacientesen estado crítico suelen adoptar una postura más optimista quelos médicos, aun cuando se les informa un tiempo estimado desupervivencia.

Muchos expertos recomiendan que los profesionales usenestimaciones numéricas al hablar del posible tiempo de vida quele queda a un paciente, en lugar de dar información"cualitativa", como decirle a la familia que es "muy pocoprobable" que el ser querido pueda sobrevivir.

De modo que, para el nuevo estudio, los autores analizaronsi los enfoques numérico o cualitativo de la comunicacióntenían efectos distintos en las familias.

Para eso pidieron a 169 personas, familiares de pacientesinternados en unidades de terapia intensiva (UTI), que miraranvideos de un médico que hablaba con familiares sobre elpronóstico de un paciente crítico.

La mitad de los parientes vio un escenario hipotético, enel que el médico decía que era "poco probable" que el pacientesobreviviera o que era "muy probable" que muriera. También lesdecía que, si lograba vivir, quizás necesitaría oxígeno pararespirar.

La otra mitad miró un video con el mismo escenario, pero elmédico comunicaba que el paciente tenía un 10 por ciento deprobabilidad de sobrevivir o un 90 por ciento de probabilidadde morir.

En ambos casos, los participantes se retiraron con unaopinión más positiva del pronóstico que el que había indicadoel médico.

"Lo más importante es que muchas familias no valoran laestimación del médico", dijo el doctor Douglas B. White, delCentro Médico de la University of Pittsburgh, en Pensilvania.

Los resultados, publicados en American Journal ofRespiratory and Critical Care Medicine, sugirieron también quela comunicación efectiva con las familias no es sólo unacuestión de estimar numéricamente las posibilidades desupervivencia, sino también de hacerlo cualitativamente.

Pero eso no significa que la forma en que los médicos secomunican con las familias no sea importante, sino que losmédicos de las UTI deben limitar la cantidad de informaciónpara no sumar carga a los familiares, dijo White.

La confianza es otra cuestión clave. Los médicos de las UTIno son los especialistas de cabecera de los pacientes o de susfamilias, lo que implica que los familiares deben confiar en laopinión de un extraño.

Los participantes con menos confianza en los médicostampoco estuvieron de acuerdo con el pronóstico del doctor enel video.

Los autores sugirieron que los familiares deberían tener encuenta varios factores, además de la opinión del médico, cuandose trata de estimar la posibilidad de supervivencia de un serquerido.

En un estudio previo, el mismo equipo había observado quelos familiares de los pacientes críticos en las UTI rara vezconfiaban sólo en el pronóstico del médico.

A menudo consideraban sus percepciones de la fuerza y "lavoluntad de vivir" del ser querido, así como también sucapacidad previa de superar enfermedades y su propio nivel deoptimismo, intuición y fe.

FUENTE: American Journal of Respiratory and Critical CareMedicine, online 10 de junio del 2010.