Público
Público

Somos Malasaña: los chicos del barrio alzan la voz

Nace en Madrid un medio hiperlocal que deja de lado la información global y se centra en lo que sucede a la vuelta de la esquina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

De la metrópoli al barrio y del callejón al mundo. Así se ha planteado la información un grupo de jóvenes residentes en Madrid: olvidémonos de lo que está pasando en nuestras antípodas y hablemos de lo que sucede a la vuelta de la esquina. ¿Dónde puedo comprar un litro de leche a medianoche?, ¿a qué colegio llevo al niño?, ¿qué hago con estos muebles viejos?, ¿qué ruta debo seguir para evitar las malditas obras?

La respuesta es Somos Centro, un diario digital sobre lo que ocurre en el meollo madrileño con ganas de crecer como una mancha de aceite por otras zonas de la capital. Ahora, semanas después de su nacimiento, sus responsables le han dado el pistoletazo de salida a otra web que cubre el barrio de Maravillas: Somos Malasaña, dirigida por el periodista y vecino del barrio Antonio Pérez (lee aquí una entrevista con él).

Tanto él como Diego Casado, ideólogo del proyecto, se vieron en la calle cuando el Grupo Planeta decidió echarle el cierre a ADN.es, un ilusionante diario digital en el que trabajaban 40 profesionales que corrieron la misma suerte. Fue entonces cuando Casado, conocedor de todos los rincones de la Villa y Corte, decidió aprovechar el subsidio de desempleo para lanzar un humilde medio que hablase del aquí y ahora.

"Hay gente interesada en temas madrileños que no son abordados por los grandes medios", explica Casado, que ya se ha hecho eco de historias candentes como las reivindicaciones vecinales contra el minivaticano en la Cornisa. Pero también, añade, han funcionado muy bien galerías fotográficas de obras, así como las entrevistas a los vecinos, que aprovechan para dejar constancia de sus quejas.

Somos Centro y, ahora, Somos Malasaña son un buen ejemplo de la información hiperlocal en España. Micromedios que abordan un tema muy específico que se le escapa a las grandes empresas. "Malasaña es muy barrio y sus vecinos tienen más sentido de pertenencia que otros, porque lo sienten como propio", apunta Casado. De ahí el interés que han suscitado, por ejemplo, las entrevistas a los vecinos y las historias de las calles, narradas por los más ancianos del lugar.

Ambos medios abordan dos áreas temáticas: noticias en general y agenda de ocio. Se trata de que los lectores conozcan la oferta del barrio y, al mismo tiempo, que el pequeño comercio se involucre en el proyecto. "Puede estar interesado en anunciarse en nuestras webs sin pagar mucho dinero, pero llegando a las audiencias que le interesan. Tendremos menos visitas, pero de más calidad, porque llegan directamente a su público".

Hoy, en el día de estreno, han salido por ejemplo con la inquietud que se respira entre los comerciantes del Mercado de Barceló, la instalación artística de Luzinterruptus o los requisitos necesarios para poder inscribirse en la sede de la escuela oficial de idiomas del barrio. Y, aquí, la guía de supervivencia para no perderse en Malasaña.

Foto: Brocco Lee / Flickr