Público
Público

Malformación cardíaca sin corregir eleva riesgo muerte infantil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los bebés que nacen con unamalformación congénita que no logra corregirse tienen un riesgomucho más alto de morir que aquellos en los que el problema sesoluciona, sugirió un nuevo estudio.

La malformación cardíaca congénita conocida como ductusarterioso permeable (PDA, por sus siglas en inglés) afectaprincipalmente a los bebés prematuros.

El defecto ocurre cuando un vaso sanguíneo grande cercanoal corazón, el ductus arterioso, no se cierra al nacer. Lacondición provoca una alteración del flujo sanguíneo entre laaorta y la arteria pulmonar, que son los dos vasos principalesdel corazón.

Dado que los cuidados estandarizados siempre estuvieronorientados a intentar cerrar el PDA en los bebés prematuros,existe poca información sobre la evolución de los niños conductus arterioso continuamente abierto.

El equipo dirigido por Shahab Noori, de la University ofOklahoma, en Estados Unidos, analizó qué pasaría con lamortalidad si no se cierra el PDA en 301 bebés prematuros de1.500 gramos de peso o menos.

"Lo que básicamente hallamos fue que los bebés prematuroscon un ductus arterioso que no cerró, ya sea espontáneamente ocon medicación, tenían ocho veces más riesgo de morir durantela hospitalización inicial", dijo Noori a Reuters Health.

En la revista Pediatrics, el equipo destacó que los 41niños con ductus arterioso continuamente abierto tenían un pesoal nacer más bajo y eran menos maduros que 260 bebés con ductusarterioso cerrado.

Según los médicos, la tasa de mortalidad "sin ajustar" fuedel 70 por ciento en niños con un ductus arterioso abierto ydel 11 por ciento en chicos con un ductus cerrado.

"El aumento del riesgo de morir se mantuvo aún cuando setuvieron en cuenta factores de riesgo de muerte, como el gradode prematuridad y la infección", dijo Noori.

"Aunque el estudio no determina que el ductus arteriosopermeable es la causa del aumento de la mortalidad, estableceque sí eleva esa posibilidad", concluyó el autor.

FUENTE: Pediatrics, enero del 2009