Público
Público

Malformaciones congénitas, más comunes en reproducción asistida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un nuevo estudio halló unamayor tasa de defectos congénitos en bebés concebidos porreproducción asistida que en aquellos concebidos naturalmente.

En el estudio, casi el 3 por ciento de los bebés formados apartir de una reproducción asistida tenía una malformacióncongénita grave, a diferencia de menos del 2 por ciento de losbebés concebidos de manera natural.

El equipo de Darine El-Chaar, del Hospital de Ottawa, enOntario, Canadá, analizó todos los partos por reproducciónasistida acaecidos en la provincia de Ontario en el 2005.

El análisis incluyó en total a 43.462 bebés concebidosnaturalmente, 298 niños de mujeres que habían recibido fármacospara ovular, 173 pequeños concebidos por inseminaciónintrauterina (espermatozoides inyectados en el útero materno) y319 bebés concebidos por fertilización in vitro (FIV).

Al 2,91 por ciento de los bebés concebidos con algún tipode asistencia se le diagnosticó una malformación congénitagrave en el útero materno o después del parto, a diferencia del1,86 por ciento de los bebés concebidos naturalmente.

Esos niños eran también más propensos a tener defectoscongénitos en los sistemas gastrointestinal, cardiovascular,muscular o esquelético, aunque no aumentó el riesgo dedesarrollar defectos del tubo neural, como la espina bífida olos defectos faciales, como el paladar hendido.

Cuando el equipo analizó las técnicas de reproducciónasistida por separado, halló que el 2,35 por ciento de losbebés nacidos por inducción de la ovulación, el 2,89 por cientode los nacidos por inseminación intrauterina y el 3,45 porciento de los concebidos por FIV tenían malformacionescongénitas graves.

Pero dado que la cantidad de mujeres en esos grupos erareducida, los resultados podrían atribuirse a la casualidad,por lo que las diferencias no fueron estadísticamentesignificativas.

La edad promedio de las madres que habían concebidonaturalmente fue de 29 años, a diferencia de 32 años entre lasmujeres tratadas con inducción ovulatoria, 34 en las querecibieron inseminación intrauterina y 35 en aquellas queconcibieron por FIV.

El equipo señaló que es científicamente posible que losbebés nacidos por reproducción asistida tengan alto riesgo dedesarrollar malformaciones congénitas "dadas las intervencionesque se utilizan en esos tratamientos".

Un factor podría ser la edad de las madres, y de lospadres, que usan esos tratamientos. "Se necesitan más estudiospara explicar los efectos de cada técnica", concluyeron losautores.

FUENTE: Fertility and Sterility, noviembre del 2009