Público
Público

Mango empezará a implementar sus participaciones para trabajadores en 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El grupo de moda Mango empezará a implementar sus participaciones para los trabajadores a finales de 2011 o a principios de 2012, cuando finalice la etapa de diseño de este proyecto para incentivar al personal, según ha avanzado a Efe el director general del grupo, Enric Casi.

"Estamos trabajando en el proyecto, que en este momento se encuentra en una fase muy embrionaria, pero queremos poderlo aplicar a finales del próximo año o principios del 2012", ha explicado Casi.

Mango va a implementar unas participaciones que permitirán a los trabajadores, 10.000 personas repartidas por más de cien países y bajo una serie de condiciones, beneficiarse de los beneficios de la empresa.

Sin embargo, no se trata de una ampliación de capital, sino de participaciones cuyo valor estará relacionado con el valor de la compañía y cuya titularidad estará vinculada a la permanencia en la misma.

"Es todavía pronto, porque se trata de un sistema muy complejo y tenemos un grupo de trabajo interno diseñándolo, pero se trataría de de que trabajadores con un mínimo de compromiso con la empresa, estamos pensando en personal que llevaría al menos tres años, pudiesen comprar estas participaciones", ha detallado Casi.

Enric Casi señala que "el precio de las mismas sería bajo, de 100 euros, por ejemplo, para que pueda participar todo el mundo, y darían una rentabilidad variable en función de los resultados de la empresa, pero por encima de mercado, por ejemplo, al 5%, pero todo esto son aproximaciones ya que el diseño no está terminado".

"Evidentemente habría un mercado interno de estas participaciones por si algunas personas quisieran venderlas a otros trabajadores y estamos estudiando modelos como el Banco Sabadell que tuvo durante décadas un mercado gris de acciones que se vendían entre los clientes mucho antes de cotizar en bolsa", explica Casi.

La participación estaría vinculada a la vida laboral del trabajador, de manera que si éste dejase Mango debería vender sus participaciones en este mercado interno, según ha explicado el director general del grupo.

Por otra parte, se quiere repartir las participaciones de manera equitativa y que no sean los directivos de más poder adquisitivo los que más copen "ya que básicamente están pensadas para motivar al personal".

"En conjunto no serán relevantes para reducir el nivel de endeudamiento de la compañía, en total pueden llegar a sumar 50 millones de euros, pero es que no se trata de un instrumento financiero sino de motivación para recursos humanos".

Mango no tiene comité de empresa ni representación sindical pero la dirección organiza dos veces al año las jornadas denominadas "Si yo fuera presidente" en las que el personal se reúne con el presidente y fundador Isak Andic y realizan peticiones diversas.

Fue en uno de estos encuentros en los que un trabajador del almacén le pidió a Andic que se buscara alguna fórmula para que los trabajadores también pudieran invertir y beneficiarse de lo bien que va la compañía, a lo que el presidente de Mango se comprometió a estudiarlo y ahora ya se ha creado el grupo de trabajo para llevarlo a cabo.

"Nuestro presidente se ha comprometido a doblar el tamaño de Mango en cuatro años y si esto se cumple las participaciones doblarán su valor en cuatro años, lo que unido a la rentabilidad que dará lo puede hacer muy interesante para los trabajadores y reforzar su vínculo con la empresa".

Mango prevé este año 2010 facturar un total de 1.270 millones de euros y es el segundo grupo de moda de España después de Inditex, si bien sólo el 18% vendrá este año del mercado español.