Público
Público

Manifiesto de la 'marea azul' con motivo del Día Mundial del Agua

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Este año, la Confederación Europea de Sindicatos llama a celebrar el 22 de Marzo, Día Mundial del Agua, como Día de Lucha contra la Privatización del Agua en Europa. Por ello, desde la Red Agua Pública de Aragón (RAPA) convocamos en este sábado 23 de marzo una Marea Azul contra la privatización del agua y de los ríos.

A pesar de que NNUU aprobó en 2010 la declaración del acceso al agua potable y al saneamiento básico como un Derecho Humano, los mercados siguen presionando para privatizar los servicios de agua y saneamiento, transformando el interés general en negocio y a los ciudadanos en simples clientes.

En Aragón, el Plan de Saneamiento y Depuración, que supuso la privatización de estos servicios, ha acabado por colapsar, haciendo bueno el lema de que 'la avaricia rompe el saco...'. Varias comarcas llevan años pagando el canon de saneamiento sin tener depuradoras; en otras, las empresas concesionarias han abandonando las obras; y en las que aún funcionan, amenazan con fugas similares, si no se les paga más... Hoy, el coste medio del saneamiento en esta red privatizada de depuradoras es de 1,13 €/m3, tal y como reconoce públicamente el Instituto Aragonés del Agua, es decir, casi 10 veces más que la depuradora pública de la Almozara, con 0,15 €/m3. El injustificable sobredimensionamiento de las depuradoras, junto con el desprecio hacia tecnologías de depuración biológica efectivas y mucho más baratas, como demuestra día a día la depuradora de Fabara, ha llevado a costes desmedidos, recrecidos por los beneficios empresariales bajo el manto de una gestión opaca.

En Zaragoza, aunque de momento hemos conseguido parar el proceso de privatización encubierta que se puso en marcha, necesitamos diseñar un nuevo modelo de gestión pública e integrada del agua y el saneamiento, basado en principios de transparencia, participación ciudadana y NO lucro.

Llamamos igualmente a todos y todas a defender nuestros ríos de la depredación a la que se ven sometidos bajo el imperio de la ambición insaciable de los grupos de presión que controlan la planificación y la gestión hidrológica. Conseguimos parar el Trasvase del Ebro, que no era sino una forma de privatizarlo. Sin embargo, la actual Planificación proyecta duplicar la derivación de caudales, lo que exigirá mayores costes de depuración al reducirse los caudales de dilución...

Hoy más que nunca, en plena crisis, debemos recuperar la salud de nuestros ríos y del ciclo hídrico, como patrimonios públicos de naturaleza que regeneran la calidad de las aguas usando energía solar gratuita. Pero al tiempo debemos acabar con la lógica mercantilista que busca transformar en negocio privado los servicios públicos más esenciales. Debemos revertir los procesos de privatización y devolver a nuestros ayuntamientos sus competencias, reforzar su autonomía y promover un nuevo modelo de gestión pública participativa y transparente.

RAPA - Red Agua Pública de Aragón