Público
Público

Manuel Bilbao asegura que le robaron el ordenador, el reloj y hasta la ropa interior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Bilbao, el primer oficial del Mattheos I, el barco secuestrado durante 11 días en aguas del Golfo de Guinea, aseguró nada más llegar a Tenerife que se sentía feliz por regresar a su casa y relató que los piratas le habían robado todas sus pertenencias; entre ellas "el ordenador, el reloj y hasta mi ropa interior".

"Vengo con lo único que me dejaron", ironizó Bilbao a los medios que le esperaban en el aeropuerto de Los Rodeos y donde también estaban su mujer, sus hijos mellizos, su madre y hermano, con los que se fundió en un fuerte y emocionado abrazo.

El oficial del Mathheos I, gallego residente en Tenerife, señaló que durante su viaje a la isla no se ha acordado de los 11 días del secuestro; "solo pensaba en abrazar a mi mujer, a mis hijos y a mi familia".

"Hemos pasado mucho miedo, algunos de mis compañeros fueron golpeados, aunque con el tiempo los piratas se fueron calmando, se relajaron y el trato fue mejor", afirmó Bilbao.

Tras relatar que los peores momentos los vivieron cuando entraron los secuestradores en el buque, "porque fue cuando más nos amenazaron con sus armas, el momento más violento", Bilbao señaló que después "teníamos que pedir permiso para todo, para ir al baño, para cambiarnos, para todo, aunque siempre había amenazas", subrayó.

Manuel Bilbao prosiguió su relato diciendo que los piratas eran 11, "tenían metralletas, machetes y cuchillos" y además "no podíamos comunicarnos con nadie porque se habían quedado con los móviles".

"Los que peor lo pasaron fueron el cocinero y los dos camareros del barco, de nacionalidad filipina, que tenía que dar de comer a todos, a la tripulación y a los piratas, estos pedían comida constantemente y a gritos, incluso de madrugada y había que servirla", aseveró.

Manuel Bilbao, que nunca olvidará el día del secuestro ya que coincidió con el primer cumpleaños de sus mellizos, indicó que el momento más feliz fue cuando vieron a los secuestradores alejarse en una lancha.

"El día que se marcharon, nos encerraron a todos en un camarote y nos dijeron que no nos moviéramos en una hora, cuando les vimos alejarse del barco nos sentimos felices", indicó.

Tras asegurar que la naviera del buque les han dicho que les repondrán todas las pertenencias que les han robado, Bilbao quiso agradecer a la embajadora española en Ghana, al cónsul y al jefe de seguridad de la embajada su labor para facilitarle su vuelta a España.

"Ahora a descansar unos días y luego a lo que toque, esta es mi profesión", subrayó Bilbao mientras abrazaba a una de sus mellizas.