Público
Público

Manuel Rivas afirma que "en tiempos de crisis, la primera víctima es el lenguaje"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Viajero incansable del universo de las letras, el escritor gallego Manuel Rivas cree que "en tiempos de crisis, la primera víctima es el lenguaje", algo que debe combatirse con "una ecología de las palabras" que permita devolver a éstas su sentido original.

Memoria es, en opinión de Rivas, una de esas palabras "contaminadas por el lenguaje del cinismo y de la corrosión", y por una posición "que habla del olvido para contraponerlo a la memoria, cuando la memoria ética mira hacia el futuro".

"Es como el movimiento del remero, que sabe que la mejor forma de avanzar es mirar lo que va quedando detrás para tener las coordenadas de su historia", asegura Rivas en una entrevista con Efe.

Casi dos años después de la aprobación de la Ley de la Memoria Histórica, Rivas cree que "el trabajo es mucho más arduo de lo que podía parecer", porque la memoria es "algo que clama, una búsqueda, una exploración".

Con esta afirmación el escritor vuelve, una vez más, a la raíz de la palabra: "explorar es ese llanto que va hacia afuera, que se emite para espantar el horror y para escuchar las voces de las víctimas".

Y es que para el autor de "El lápiz del carpintero", la memoria "trata de recuperar el alma de los que todavía susurran, porque su caso todavía no ha sido cerrado", asegura tras participar en un curso de verano en el Escorial sobre "Historia de la represión y memoria democrática".

Pero "más que los matices que pueda haber de discrepancia", lo que preocupa al escritor "es la actitud de sectores muy influyentes de la sociedad española, en el ámbito político conservador, la iglesia, la judicatura y en el campo intelectual y periodístico".

Rivas cita como ejemplo unas declaraciones de Jaime Mayor Oreja durante la campaña de las elecciones europeas, en las que el político dio una visión "apacible" del franquismo, para ejemplificar lo que considera una "posición regresiva, un olvido activo, una memoria perversa y una amnesia retrógrada".

Una memoria que alude a una "lengua del doble pensar" y a lo que Orwell llamó "neolengua" en "1984", un instrumento utilizado por un partido autoritario para restar significado a las palabras y determinar los intereses de la población.

Fiel a la máxima "la literatura lucha contra el olvido", el autor de "¿Qué me quieres, amor?" está trabajando en una nueva novela, más próxima en el tiempo que la anterior, pero "sintiendo la complicidad de Mnemósime", la diosa griega de la memoria, "la más fecunda y creativa", según el escritor.

Porque asegura que no puede "escribir sin viajar a lo desconocido y sin que sea un desafío expresivo", su próxima obra será una historia que pretende "meter el mapamundi en España", en concordancia con su idea de que la novela es "como un arca donde van muchas especies" y "llena de embarcaderos", de los que salen distintos géneros.

Manuel Rivas confiesa que después de publicar su última novela, "Los libros arden mal", en la que se recoge la quema de libros de 1936 en A Coruña, sintió que tenía que "compensar esa historia con un afloramiento de historias", y por eso prepara también una trama con la que sus lectores viajarán a las antípodas.