Público
Público

Maradona condena el terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex futbolista argentino Diego Armando Maradona condenó hoy en Calcuta (este de la India) el terrorismo y calificó de "asesino" al presidente estadounidense, George Bush, aunque mostró confianza en su sucesor, Barack Obama.

"Algunos grupos están quitando vidas. Creo que son unos actos bárbaros", dijo en declaraciones recogidas por la agencia india IANS Maradona, quien llegó esta madrugada a Calcuta y fue recibido por decenas de miles de personas.

Su visita se produce apenas una semana después de los terribles ataques terroristas de Bombay, en los que murieron 188 personas.

"(Los terroristas) No deberían hacerlo -añadió-. Creo que la gente común no protesta contra el terrorismo por miedo a perder la vida".

En su primera visita a la India, el astro argentino ha inaugurado una escuela de fútbol y tiene previsto rendir visita al centro de las Misioneras de la Caridad en Calcuta, la ciudad india donde es más intensa la afición al deporte rey.

Entre tremendas muestras de cariño de la calurosa afición india, Maradona también aludió en la rueda de prensa al presidente estadounidense George Bush, su relevo, Barack Obama, y su relación con el dirigente cubano Fidel Castro.

"Pienso que Bush tiene algo de asesino. Le doy la bienvenida a este cambio. Me gusta mucho Obama. Creo que hará un buen trabajo", dijo Maradona.

"He compartido muchos puros con él (Fidel Castro). Hemos hablado sobre política y fútbol. Ha sido una gran influencia para mí", se destapó respecto al líder cubano.

El seleccionador argentino recurrió al humor para zanjar el debate sobre si es mejor que el brasileño Pelé, alegando que su propia madre tiene la respuesta: "mi madre me consideraba el mejor del mundo, así que si ella lo dice será verdad", dijo.

Posteriormente, Maradona fue objeto de un concurrido homenaje en el estadio de Calcuta, donde se encaramó a un coche para saludar a la multitud y se llevó la mano al corazón entre los gritos de sus seguidores.

"Solía jugar al fútbol pero lo dejé en el año 1960, el año en el que nació este pequeño genio. Quería verlo una vez en la vida y hoy soy feliz de que mi sueño se haya cumplido", dijo a IANS un septuagenario en compañía de su nieto.

Desde su llegada, los calcutíes han tomado las calles de la ciudad para no perderse el acontecimiento, que se produce más de tres décadas después de la visita de otro gran futbolista, Pelé.