Público
Público

Marañón afirma que Mortier cuesta menos al Teatro Real que la actual doble dirección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras un año como presidente del patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón, está "profundamente satisfecho de un año fecundo" y considera que "el modelo de teatro que se quería desarrollar ya está consolidado", con un nuevo director artístico, Gerard Mortier, que "cuesta menos que la actual doble dirección".

Será en el 2010 cuando Gerard Mortier asuma la dirección artística y gestione la musical del coliseo madrileño, con la idea de que sean varios directores los que se pongan al frente de la Orquesta y del Coro, parte de cuyos miembros han pedido a los tribunales que aclaren su situación laboral, que no es estable y cuyo contrato de diez años finaliza este próximo verano.

La idea es que en verano, según Marañón, se renueve el contrato. "Pero el modelo de teatro que tenemos -añade- es clarísimo y la relación con la orquesta y el coro, que valoramos altamente, va a seguir siendo la misma. No van a ser fijos, pero sí el Coro y la Orquesta del Real con todas las consecuencias. Es un modelo que nos vale y que vamos a mantener".

En estos doce meses, el Real ha visto cómo se modificaban sus estatutos y se creaba un nuevo patronato, "con patronos con un mandato de cinco años y con las administraciones públicas (Ministerio, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento) dejando la presidencia y vicepresidencia".

También se creaba el puesto de un presidente "independiente, no ejecutivo, pero firmemente comprometido con el proyecto del teatro", y que asumía Marañón, reconociendo al mismo tiempo al Real como "una de las instituciones culturales esenciales del Estado, a la altura del Museo del Prado o del Reina Sofía, con una autonomía en su gestión, que tenía que salir reforzada y fortalecida y que debe estar al margen del curso político".

El patronato está formado por veintidós miembros de "alto nivel" como Vargas Llosa, Rodrigo Rato, Aldredo Sáenz o Laura García Lorca, que a diferencia de años anteriores, en los que "no se reunía nunca, este año lo ha hecho cuatro veces". También tiene una comisión de asuntos económicos compuesta por Rodrigo Rato, Alfredo Sáenz, Javier Gómez Navarro y Marañón, y una junta de protectores, encargada de impulsar el mecenazgo, presidida por Sáenz.

Marañón, que apoya la tarea de Miguel Muñiz como gestor del teatro, cree que Mortier, "uno de los directores de ópera europeos de mayor prestigio internacional, no va a modificar o alterar nada el actual modelo, sino que aportará su talento, su experiencia y su prestigio internacional".

Según recuerda Marañón, Mortier ya era uno de los tres o cuatro candidatos a dirigir el Real cuando se abrió hace diez años, Lissner era el otro y, finalmente, el que se incorporó. Por eso, dice, "cuando en verano tuvimos que tomar una decisión sobre la renovación del actual equipo artístico, que suponía renovar los contratos hasta el 2015, y llegamos a un acuerdo pleno con él respecto al proyecto y sus propias condiciones de colaboración, no lo dudamos".

"Mortier, que se va a hacer residente español por iniciativa propia y va a pagar aquí sus impuestos, es menos caro que el coste que tenemos actualmente con una doble dirección, ya que asume la gestión de la dirección musical, que dejará en manos de varios directores de orquesta, tres de ellos lo harán de forma más permanente, dirigiendo unas seis óperas por temporada y atendiendo las funciones de formación y mejora de la calidad musical, y el resto se encargará de las otras", aclara.

En estos momentos el actual director musical, López Cobos, dirige cuatro óperas al año y "el resto de la temporada atiende a otros compromisos profesionales y no está en el Real. Desde el 2010, los doce meses del año Mortier trabajará sólo para el Real".

En el Real, actualmente, según Marañón, se apoya "la coproducción de dos o tres óperas de otros teatros al año, y ahora se pretende que otros teatros apoyen dos o tres producciones propias"

El teatro cuenta para este ejercicio con un presupuesto de 55 millones de euros, "tan sólo un 0,5 más que el pasado, pero hay que tener en cuenta que ahora la inflación es de un 1,5 por ciento. Además, se ha hecho un reajuste de gastos para que no se resienta la propuesta artística, pasamos de 111 a 113 funciones, aunque hay una ópera menos, y se llegará a los 300.000 espectadores".

Carlos del Amo.