Público
Público

Maratón de diez días por castillos y cataratas

Viaje por la región histórica de Amhara, con Ángel, cooperante 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un viaje a las raíces de Etiopía. Es la ruta imprescindible para Ángel Chica, cooperante granadino de la Agencia Española de Cooperación Internacional (Aecid), de 29 años. Chica vive en Etiopía desde 2008 y propone conocer una de sus dos regiones históricas: Amhara, al norte del país.

El primer destino es la capital de la región, Bahir Bar (170.000 habitantes). El trayecto dura, desde Adís Abeba, unas ocho horas. El autobús público cuesta tres euros, pero Chica advierte de que es muy incómodo: 'Es común que se averíe'. Por eso, aconseja coger un autobús turístico por siete euros.

Lalibela es un conjunto de iglesias excavadas en las montañas único en el mundo

Para encontrar alojamiento en Bahir Bar lo mejor es plantarse directamente allí y preguntar. El mismo consejo para cualquier otra zona del país. No es necesario ir a uno de los grandes hoteles (35-40 euros la noche), 'muy europeos'. Las necesidades básicas están cubiertas en alojamientos que cuestan diez euros por noche. Desde Bahir Bar, Ángel aconseja ir al cercano lago Tana, una reserva natural donde desemboca el río Nilo antes de llegar a Egipto. El lago está repleto de islas, con monasterios impresionantes, y se recorre en una barca de pescadores. Cobran unos 20 euros por la ruta. En una mañana se ve la zona. Lo ideal, explica este cooperante, es volver a comer a Bahir Bar. Ángel aconseja no comer lo más barato, 'para evitar indigestiones y diarreas'. De todos modos, la comida, bebida incluida, no suele costar más de cinco euros.

Después de comer, otra ruta, para la que hay que alquilar una furgoneta con conductor para ir al sur de la ciudad (entre 30 y 40 euros, a dividir entre los pasajeros). A una hora de distancia, están las cataratas del río Nilo. Al atardecer, de vuelta a Bahir Bar, parada obligatoria en el palacio de Haile Selassie, para ver la puesta de sol.

Un recinto intacto

A la mañana siguiente, llega el momento de ir a Gondar (195.000 habitantes). El trayecto en bus cuesta tres euros. De la ciudad, Ángel destaca el recinto de castillos, algunos aún intactos. La visita cuesta cuatro euros. El segundo lugar 'imprescindible' es la iglesia Debre Birhan Selassie, del siglo XVII. Y la tercera visita del día son los baños de Fasilidas, construidos por el rey del mismo nombre para convertir al pueblo a la ortodoxia, después de que su padre se hiciera católico. 'Ya de vuelta a Gondar hay que pasarse por un asmari bet, un local de ocio donde la gente bebe cerveza y canta al son de un violín etíope y el ritmo de la percusión', aconseja nuestro viajero.

A primera hora del día siguiente, podemos contratar en una agencia de viajes una ruta de senderismo por las Simien Mountains, la cordi-llera más alta del África subsahariana. Por unos 300 euros (a dividir por los miembros del grupo), queda pagado el transporte y ela guía (durante cinco días).

A la vuelta de la ruta por las montañas, desde Gondar, Chica aconseja coger un vuelo interno, con un avión de hélices (25 euros) hasta Lalibela. El viaje lleva a 'la joya de Etiopía'. Lalibela es un conjunto de iglesias excavadas en las rocas, un lugar de peregrinaje y culto que se visita por 12 euros. La vuelta a Adís Abeba desde Gondar con un vuelo interno cuesta 40 euros. La alternativa es un viaje de dos días en autobús.