Público
Público

'Marcaje' de los trabajadores de Telemadrid a González allá donde va

Un grupo de despedidos del ente público se traslada hasta la sede PRISA para abuchear al presidente de la Comunidad de Madrid. "La idea es no dejarle respirar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hoy tocaban las puertas de PRISA en la Gran Vía de Madrid. Un grupo de trabajadores de Telemadrid, de los 829 que se encontraron con su carta de despido enviada por burofax hace tres días, se han desplazado hasta allí para abuchear al presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, que había acudido para ser entrevistado por en el programa de La Ser de Hoy por hoy. Pero no han tenido mucho tiempo para gritarle, ha salido por una puerta trasera y rápidamente se ha montado en el coche oficial. A penas unos segundos de abucheos.

Ayer, lunes, el presidente madrileño se encontró con una protesta igual durante una visita a una planta embotelladora del Canal de Isabel II. Y cuando esta mañana ha terminado la protesta frente a PRISA varios de los trabajadores se han montado rápidamente en los coches para ir hasta el nuevo Makro de Madrid que se inauguraba a medio día. Y así en adelante le seguirán allá donde vaya. 'La idea es no dejarle respirar', explica Alejandro Sánchez, uno de los trabajadores.

'Venimos a protestar por cómo se está llevando a cabo el desmantelamiento de todo lo público y en concreto en nuestra empresa, Telemadrid', explicaba Sánchez a Público minutos antes de la salida de González del edificio de la Gran Vía. 'Y ahora que estamos parados tenemos todo el tiempo del mundo. Que le claro que le vamos a seguir a donde él vaya, a todas sus visitas'.

Los trabajadores del ente público están convencidos de que su despido se debe a una 'estrategia política' y acusan al ejecutivo conservador de no haber querido alcanzar acuerdos. 'De todas las reuniones que han tenido con el comité en ningún momento ha habido ningún espíritu de querer llegar a una solución pactada. Nuestros representantes han planteado al menos tres soluciones posibles y ellos no han querido llegar a ningún acuerdo', relata Alejandro Sánchez. Además, añade que 'ellos mismos son los que la han machacado la cadena'.

Por estas razones están dispuestos a seguir con las protestas. Encierros en la redacción, abucheos o concentraciones; irán decidiendo dependiendo 'de lo que vaya calando en la sociedad'. Y es que, 'poco a poco', han ido tratando de cambiar la percepción que tiene la opinión pública sobre los trabajadores de la cadena madrileña, que se ha visto muy desprestigiada entre un gran sector de los ciudadanos de la capital. El propio Sánchez reconoce que le 'han llamado de todo' cuando ha ido a trabajar en su unidad móvil debido a la 'manipulación' de la cadena. Pero ellos defienden que no es culpa de los trabajadores y 'esa percepción ha ido cambiando'.

Y explica, instantes antes de que saliera González, que ellos lo que quieren es 'ofrecer a la ciudadanía lo que desde hace ocho años se le está privando: una televisión de calidad para los madrileños, no para el aparato político del PP'.