Público
Público

Marcelino dice que no está destituido gracias al apoyo de la plantilla y de la afición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El entrenador del Real Zaragoza, "Marcelino" García Toral, ha declarado hoy que no está destituido gracias al apoyo de la plantilla, a la que le da las gracias, y al apoyo de la afición que todavía no ha gritado "Marcelino vete ya".

"La confianza no se dice que se tiene, se demuestra y creo que tal como han transcurrido los hechos hasta hoy se ha tomado un camino mas cercano a intentar desprestigiar mi imagen que a mostrar la confianza", ha añadido el preparador asturiano en referencia a los dirigentes del club maño en la rueda de prensa que ha dado hoy tras finalizar el último entrenamiento de la semana antes del partido contra el Athletic.

Marcelino dice que entiende que se piense en su destitución "porque los resultados son los que son y cuando en quince partidos solo has sumado tres victorias es como para que se pierda la confianza", pero no que se le intente desprestigiar.

El preparador zaragocista ha explicado que no cree que estas declaraciones sean fuertes sino que son "la realidad de unos hechos" y que al final lo que destituye a los entrenadores son "los resultados y no las personas".

A pesar de estas palabras, el técnico zaragocista dice tener ganas e ilusión para afrontar el encuentro contra el conjunto vasco, además de mostrarse "convencido" de la victoria.

"No ganaré yo, ganará el Real Zaragoza gracias a la plantilla, a su unión, compromiso y capacidad y a que se tenga suficiente acierto para materializar una victoria", ha añadido.

El entrenador del equipo zaragozano ha comentado que desde que llegó al club ha pensado siempre en el Zaragoza y muy poco en él mismo, porque si hubiera sido así hubiera dicho cosas bastante diferentes a las que en su momento y hasta hoy ha dicho.

"He pensado en el bien común, en una situación muy complicada en la temporada pasada, mucho más que esta porque era ganar para sobrevivir, y en ésta el Zaragoza se va a salvar aunque tenga que pasar por más o menos dificultades", ha indicado.

Igualmente ha comentado que por su cabeza no ha pasado la idea de marcharse porque tiene ganas, ilusión y convencimiento de ganar el próximo partido.

"Nunca arrojaré la toalla, eso es de cobardes. El cuerpo técnico trabaja muchas horas con la máxima dedicación posible intentando dominar las variables del rendimiento, pero al final eso no vale. Tenemos una profesión en la que el trabajo no garantiza el éxito y los resultados son los que son", ha resaltado.

Por eso dice entender que se ponga en duda la capacidad del entrenador desde la parte deportiva y económica del club y que se piense que es el culpable.

"Si es así y se cree que los argumentos que yo expongo son una excusa es normal que se prescinda de mí porque el Zaragoza está por encima de todos", ha señalado.

Marcelino ha vuelto a reiterar que los jugadores le han demostrado hasta ahora que están con él, que están comprometidos, que trabajan para ganar y que hacen todo lo posible por lograrlo: "no tengo ninguna duda del comportamiento ni de la profesionalidad de la plantilla".

Sobre el Athletic ha indicado que es un equipo que tiene un ataque directo con la referencia en un punta y que, a partir de ahí, intenta finalizar con acciones rápidas.

Igualmente ha destacado que tiene en la estrategia ofensiva un baluarte importante y que defensivamente se agrupa con intensidad, lo que supone que vaya a exigir al Real Zaragoza estar muy acertado en primeras y segundas acciones cerca de la propia área y tener un buen criterio.

"No debemos tener precipitación y sí la suficiente paciencia para encarar este partido en el que sería importante adelantarse en el marcador", ha añadido.

El entrenador zaragocista no cree que la situación personal por la que atraviesa suponga un plus de motivación para sus jugadores y espera que tampoco sea de responsabilidad añadida.