Público
Público

Marchan contra la homofobia, en vísperas de la conferencia mundial sobre el sida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una colorida marcha por las calles del centro de la Ciudad de México rechazó hoy la homofobia como una forma de combate a la epidemia del VIH/sida, en vísperas de la XVII conferencia mundial sobre la enfermedad, que se inaugura mañana en la capital mexicana.

La I Marcha Mundial contra el Estigma, la Discriminación y la Homofobia, congregó a cientos de mexicanos de todos los géneros, edades y orientaciones sexuales en el neurálgico monumento al Ángel de la Independencia.

La manifestación partió por el Paseo de la Reforma en dirección al Zócalo, la plaza principal de la ciudad y una de las más grandes del mundo, donde concluyó con un discurso del alcalde capitalino, Marcelo Ebrard, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática.

Entre los manifestantes proliferaron las organizaciones de defensa de los derechos de los homosexuales, lesbianas, transexuales y prostitutas, muchos de ellos, ataviados con colores y ropas llamativas, que lucieron al ritmo de la música de las carrozas que acompañaron a la comitiva.

Pedro Zerolo, secretario federal de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dijo a Efe que fue "una marcha de exigencia y de reivindicación a todos los gobiernos de América Latina, del Caribe y de todo el mundo para que inviertan en políticas públicas, sociales, salud sexual y social".

Para que luchen "contra la homofobia y el machismo como mejor manera para combatir la extensión del VIH. En España lo hemos hecho y en América Latina también lo podemos hacer", agregó.

Carmen González, de la asociación Lesbianas de México DF, que cuenta con unas 2.000 socias, demandó "una mayor apertura en la educación" para superar el estigma que sufren esos sectores en su país.

"Aquí en México somos muy incultos en ese tema y todavía nos falta mucho para aceptar a las personas con sida; si no pueden aceptar a un gay imagínate a uno con sida; prefieren muchas veces verlo muerto que cuidar al enfermo", dijo a Efe.

Otro activista, Wilmer Ruiz, de la organización La Manta de Puebla, consideró que "los gobiernos están haciendo bastante" pero advirtió de que "un poco más de coordinación no vendría mal", al tiempo que se lamentó de que "cada vez son más jóvenes las personas que se infectan en México".

Blandiendo una pancarta que leía "Amo a mi hijo gay", la mexicana Rocío Martínez, explicó que el espíritu de la manifestación fue "llegar al corazón, no a los pensamientos, y ayudar a la gente que se encuentra en situación de discriminación".

"Como queremos que respeten a nuestros hijos si nosotros mismos, como papás, no respetamos a los nuestros", señaló Martínez, del colectivo Cuenta Conmigo, formado por padres de hijos homosexuales.

El mexicano Luis Soto, copresidente de la XVII Conferencia Internacional sobre Sida (AIDS 2008), afirmó, antes de comenzar la marcha, que la "preservación de los derechos humanos es una de la mejores maniobras de prevención del VIH/Sida".

El director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), el belga Peter Piot, alertó sobre los efectos de la discriminación en los homosexuales, uno de los grupos más proclives a contagiarse del virus.

"La homofobia mata porque margina a las personas y las hace más propensas a no tomar medidas preventivas contra el VIH/Sida", señaló.

El secretario (ministro) de Salud mexicano, José Ángel Córdova, expresó su rechazo al estigma y pidió respeto a la diversidad sexual, aunque su discurso fue rebatido por algunos asistentes que acusaron al gobierno del presidente Felipe Calderón, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), de "mentiroso" y "homofóbico".