Público
Público

Marchas mundiales para exigir un pacto efectivo contra el calentamiento

Los activistas piden un acuerdo vinculante en la cumbre del clima que los políticos ya han descartado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En los seis primeros días de la cumbre sobre el clima de Copenhague 'no se ha conseguido bastante' y si las negociaciones 'se mantienen al ritmo actual', 'no se conseguirá lo que debe conseguirse' la próxima semana.

Entonces llegará a Dinamarca más de un centenar de jefes de Estado y de Gobierno.

Así se quejaba hoy el ministro sueco de Medio Ambiente, Andreas Carlgren, en representación de la Presidencia de turno de la UE.

Si EEUU y China, los responsables de la mitad de las emisiones contaminantes del planeta, no aceptan un acuerdo vinculante para reducir sus emisiones, no se alcanzará un acuerdo para luchar de forma eficaz contra el calentamiento. Y ninguno de los dos gigantes está por la labor.

Con este ambiente sombrío, en un intento por presionar a sus representantes y con motivo del Día de Acción Global contra el Cambio Climático, miles de personas se manifestaron hoy en más de 130 ciudades de todo el mundo. En Madrid, InspirAction, un movimiento dedicado a denunciar el escándalo de la pobreza y ayudar a erradicarla, batió, en una iniciativa contra el cambio global, el récord Guinness de la Bola de Bolsas más grande del mundo, compuesta por 17.773 bolsas de plástico.

Una cacerolada en Zaragoza o un mural pintado con manos verdes en Sevilla fueron otras de las actividades realizadas en España para pedir a los funcionarios reunidos en Copenhague que logren un acuerdo para 'salvar el clima'.

En Copenhague, la policía detuvo a 400 personas por disturbios

La jornada de manifestaciones comenzó en Australia, donde unas 50.000 personas marcharon en las principales ciudades del país.

'Queremos que los líderes mundiales traigan a casa un acuerdo, queremos que apoyen a nuestros vecinos del Pacífico', dijo James Dannenberg, uno de los organizadores australianos, en referencia a las islas de ese océano que podrían desaparecer a causa del calentamiento.

En Copenhague, unas 30.000 personas según la policía danesa y 100.000 según los organizadores recorrieron seis kilómetros por las calles de la capital danesa. La marcha, apoyada por 516 organizaciones de 67 países, comenzó en la plaza del centro de congresos Bella Center, escenario hasta el próximo día 18 de la Cumbre de la ONU. Los manifestantes reclamaron algo que los participantes en la cumbre ya han descartado: un acuerdo justo, ambicioso y vinculante en la conferencia sobre el clima.

En la calle también se pudieron escuchar reproches que surgieron entre los negociadores. 'Toda la semana, hemos escuchado una serie de excusas de los países del Norte, responsables de la crisis ecológica', explicaba Lidy Nacpil, militante filipina de la Jubilee South Coalition en Copenhague. 'Hoy tomamos las calles para pedir reparación de la deuda ecológica en favor del Sur'.

El espíritu pacífico de la reivindicación fue roto por un grupo de manifestantes completamente vestidos de negro en la cola de la marcha que lanzó piedras y petardos contra el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Bolsa. La policía antidisturbios intervino y unas 400 personas han sido detenidas.

La representante española en Copenhague, la directora de la oficina de Cambio Climático, del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Alicia Montalvo, aseguró hoy a EP que las negociaciones para alcanzar un acuerdo contra el cambio climático 'avanzan menos de lo que deberían pero más de lo que parece'. Según ella se van dando pasos 'muy importantes' de cara a lograr un acuerdo global.

Aunque reconoció que 'resulta probablemente difícil que alcancemos un acuerdo jurídicamente vinculante que nos afecte a todos y que sea en un único documento'. Aún así, Montalvo cree que los países van a dar el paso que iban a dar en Copenhague.