Público
Público

Marchena, el último capítulo del trasvase de jugadores entre Valencia y Villarreal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carlos Marchena, defensa fichado por el Villarreal procedente del Valencia, se ha convertido de esta manera en el último caso de trasvase de jugadores de un equipo a otro que se convirtió en una norma habitual tras el ascenso a Primera del club castellonense pero que se había perdido en los últimos años.

Esta es la segunda ocasión en la que el club dirigido por Fernando Roig contrata a un futbolista del Valencia con contrato en vigor y es que el internacional finaliza su relación laboral la próxima temporada y el conjunto valenciano no había manifestado interés por renovarle.

La primera ocasión en la que el Villarreal pagó al Valencia por un traspaso fue en el caso de José Enrique Sánchez en la temporada 2006-2007, aunque el lateral valenciano tan sólo permaneció un año en las filas castellonenses.

El caso más reciente de esta historia de trasvases es el de otro central, el argentino Fabián Ayala que sin embargo nunca llegó a vestirse de amarillo. Su historia estuvo cargada de polémica ya que el interés del Villarreal despertó cierto recelo en Mestalla.

Al término de la temporada 2004-2005 el zaguero sudamericano se comprometió con el Villarreal, puesto que acababa contrato con el Valencia, pero antes de iniciarse la temporada pagó su cláusula de rescisión para terminar fichando por el Zaragoza.

Menos polémico fue el caso del también defensa central Óscar Téllez, que fue fichado en la 98-99 por el club de Mestalla pero terminó cedido esa campaña en el equipo vecino.

Además hay una serie de jugadores que militaron en ambos equipos pero separados por varias temporadas antes de recalar en el club vecino, como Javier Farinós, que tras jugar en el Valencia y ser traspasado al Inter de Milán, fue cedido por el club italiano durante media temporada al conjunto castellonense en la campaña 2002-2003.

Una circunstancia similar vivió el argentino Juan Antonio Pizzi que después de pasarse una temporada en el Valencia, 93-94, acabó en el Villarreal casi una década después, en 2002, tras haberse recorrido medio mundo futbolístico: Tenerife, Barcelona, River Plate y Oporto entre otros.

También hicieron el mismo camino que Farinós y Pizzi otros ex valencianistas como Roberto Fernández o Pep Serer pero en circunstancias bien diferentes, ya que después de finalizar su periplo en Mestalla se comprometieron con el proyecto del recién ascendido Villarreal.

En aquella 'aventura', temporada 98-99, también se enrolaron otra serie de jugadores de futuro en calidad de cedidos, más tarde regresarían en su mayoría al Valencia, como fue el caso del defensa Quique Medina; el guardameta Andrés Palop; el centrocampista David Albelda o el delantero Miguel Ángel Angulo.

El camino inverso, menos transitado, lo recorrieron jugadores como el centrocampista Jorge López y el defensa Gerardo García que fueron fichados por el Valencia en 2003 y en 1999 respectivamente.