Publicado: 16.02.2014 13:46 |Actualizado: 16.02.2014 13:46

La Marea Blanca advierte de que continuará su lucha pese al último triunfo conseguido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Marea Blanca ha vuelto a salir a la calle tras el anuncio del Gobierno regional de suspender la privatización de seis hospitales en la Comunidad. Una convocatoria en la que los asistentes han celebrado la victoria de las constantes movilizaciones protagonizada por los profesionales y usuarios cada mes. Una victoria que los asistentes han calificado de "satisfactoria" aunque aseguran que aún queda mucho por hacer.

[Pincha aquí para ver las imágenes de la marcha]

Miles de personas comenzaron la marcha en la Plaza de Neptuno, como en otras ocasiones, hasta finalizar en Sol al ritmo de batucadas y cánticos de "Sí se puede". Ni la lluvia, ni el granizo pudo con el ambiente festivo que vivía la Marea Blanca, en su segunda marcha este año.

En esta nueva convocatoria, la Marea Blanca ha advertido que aún siguen abiertos procesos de privatización. "Hemos ganado una batalla pero la Comunidad de Madrid sigue teniendo esa tendencia a desviar fondos públicos por medio de derivaciones y externalizaciones a los centros privados", ha asegurado Rosa Cuadrado, la Secretaria General de la Federación de Sanidad de CCOO de Madrid.

El Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid se ha sumado a la Marea, tras el proceso de externalización que está llevando a cabo el Ejecutivo regional. Los trabajadores de este centro llevan catorce días en un encierro permanente tras el Convenio entre la Consejería de Sanidad y Cruz Roja. Un acuerdo que los trabajadores califican de "locura".  El personal de este centro ha conseguido, en el segundo día de encierro,  que la Consejería garantice sus puestos de trabajo pero para ellos "esto no es suficiente, no vamos a ser despedidos, pero la privatización seguirá adelante y esto no puede ser permitido", ha manifestado Deli Edreira, una trabajadora del Centro de Transfusión. 

Entre los asistentes a esta marcha se encontraba el secretario general del PSM, Tomás Gómez, que ha expresado su satisfacción ante la decisión del Ejecutivo de revocar la privatización de los seis hospitales, pero también se ha mostrado "vigilante" con respecto al futuro del sistema sanitario madrileño. "Vamos a seguir vigilando que este sistema sea sostenible, que no hayan más recortes, porque esto es una retirada táctica, pero su estrategia sigue siendo la misma".

Desde UGT, Ignacio Hernández ha mostrado su satisfacción por que la Comunidad de Madrid se haya dado cuenta "por fin" de que los ciudadanos no deseaban una sanidad privatizada, aunque ha dejado claro que permanecerán alerta porque algunos servicios, como el de donación de sangre, deben seguir siendo públicos. 

La Marea Blanca volvía a llenar las calles madrileñas para advertir que "seguirán peleando" por un sistema público "que vuelva a ser el mismo que hace 10 años", afirmaba Rosa Cuadrado, que ha manifestado su preocupación por "una continua descapitalización a las empresas privadas, la tendencia es seguir derivando, no de una manera tan clara, pero si utilizando otras vías más engañosas."

Los profesionales y usuarios han pedido que la paralización de la privatización quede plasmada en documentos oficiales,  "nos quedaríamos mucho más tranquilos si se publicará una resolución que anunciara el retroceso", incide Rosa Cuadraro.

Los asistentes también han insistido en la importancia de la vuelta de la Lavandería Central Hospitalaria a manos públicas y la retirada de la reforma de la ley del aborto del Gobierno nacional.