Publicado: 21.02.2014 07:00 |Actualizado: 21.02.2014 07:00

La Marea Ciudadana vuelve a la calle un año después contra los recortes de libertades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Han pasado exactamente 365 días desde que Madrid se tiñó de todos los colores que representan la lucha ciudadana por los servicios públicos y los derechos sociales. En un año "la situación no ha hecho más que empeorar", asegura Marea Ciudadana en el manifiesto con el que llama a una nueva movilización este domingo en Madrid.

Al deterioro en los servicios sanitarios y educativos y al aumento del desempleo y la pobreza en España se han añadido nuevos factores en los que esta coordinadora de las diferentes luchas ciudadanas ha puesto el foco: la Ley de Seguridad Ciudadana , conocida como Ley Mordaza, la limitación de la justicia universal y, por supuesto, la reforma de la ley del aborto.

"Hemos elegido el 23 de febrero por dos razones", explica a Público Julio Rodríguez, portavoz de comunicación de Marea Ciudadana. "Por un lado, por el aniversario del nacimiento de Marea Ciudadana con la multitudinaria manifestación del año pasado, y por otro, para relacionar la fecha del intento de golpe de Estado de Tejero con el nuevo golpe de Estado que padecemos ahora: el de la banca y la troika, que es el responsable de los recortes sociales que estamos sufriendo".

"Recortan libertades para frenar una respuesta social a sus políticas"Rodríguez asegura que "hay un profundo recorte de libertades" y que el último que se añade a la funesta lista es la reforma de ley del derecho al aborto, que "priva a las mujeres de un derecho fundamental", sostiene. "Protestamos contra toda la legislación que viene sobre todo del Ministerio de Justicia, recortando libertades para prevenir y frenar una respuesta social a las políticas del Gobierno".

La marcha partirá al mediodía desde la Puerta del Sol y terminará en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, "aunque la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, no nos dejará ir más allá de la rotonda de Neptuno", afirma Rodríguez.

La convocatoria también pretende ser un preludio de las Marchas de la Dignidad que llegarán a Madrid el próximo 22 de marzo contra el paro, la pobreza y los recortes sociales convocada por el SAT, los Campamentos Diginidad de Extremadura y asambleas de parados del todo el Estado. "Una protesta que apoyamos y en la que también participaremos", apunta Rodríguez.

En esta nueva cita estarán presentes las mareas ya históricas, como a verde por la educación pública, la blanca por la Sanidad y, con más fuerza que nunca, la violeta en defensa de las reivindicaciones feministas y, sobre todo, del aborto libre y gratuito que el proyecto de Gallardón deja herido de muerte. Pero también contará con nuevos actores como los trabajadores de Coca-Cola, que se enfrentan a un ERE que afectará a más de mil personas y cerrará cuatro fábricas en el país. Vuelven los "Bomberos quemados" tras las últimos incidentes con la Policía Nacional. Se une la movilización contra el cierre del centro de transfusiones de sangre de la Comunidad de Madrid, que el Gobierno regional quiere regalar a la Cruz Roja para que saque beneficio de cada bolsa de sangre, pese a que han conseguido mantener sus puestos de trabajo con un encierro en el centro.

"La democracia está secuestrada por poderes y empresas trasnacionales: los  mercados" Muchos son los nuevos problemas que denuncian, pero también recuerdan otros de los cuales derivan la mayoría. "La democracia está secuestrada por los poderes y empresas trasnacionales, los llamados "mercados", las agencias de calificación, los especuladores financieros y la banca. Son ellos quienes dictan las políticas que empobrecen a millones de seres humanos", dice el manifiesto.

Pero también sacan pecho de las victorias logradas en el camino. La marcha atrás del Gobierno madrileño en la privatización de los hospitales, que "aunque la hayan parado los jueces, si no es por la movilización continuada de profesionales y usuarios, no habría sido posible", recuerda Rodríguez. O la lucha por la vivienda, representada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), cuya campaña de escraches a diputados del PP ha sido calificada de "ejercicio de las libertades democráticas de manifestación y expresión" según los jueces.

"Los tribunales no están dando la razón al Gobierno, si no a los que se manifiestan. Por eso modifican las leyes para recortar nuestras libertades y nuestras formas de protesta", explica Rodríguez. Por ello, y con el lema "Por nuestros derechos y libertades. Contra el golpe a la democracia. No a la represión", las mareas volverán a inundar las calles de Madrid y de decenas de ciudades del país este domingo.