Publicado: 30.11.2013 12:34 |Actualizado: 30.11.2013 12:34

La 'marea verde' contra la ley Wert vuelve a las calles de Madrid

Miles de personas recorren las calles de la capital con gente llegada de toda España para mostrar su rechazo a los recortes en Educación y a la Lomce, tras su aprobación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las calles de Madrid han vuelto a acoger este sábado una multitudinaria marea verde, "Marcha a Madrid",  en defensa de la Educación Pública y para mostrar el rechazo a los recortes en Educación del Gobierno del Partido Popular y a la reforma educativa impulsada por el Ministro de Educación -José Ignacio Wert- y aprobada el jueves en el Congreso gracias a la mayoría absoluta de los conservadores.

Bajo el lema "No a LOMCE. No a los recortes. No a las contrareformas", miles de personas han comenzado la manifestación a las 12 del mediodía en la Plaza de España de la capital. Dicha marcha, con gente de todas las comunidades autónomas, ha sido organizada por la Plataforma Estatal por la Escuela Pública -integrada por asociaciones de padres, sindicatos de profesores y estudiantes-.

La "Marcha a Madrid" ha recorrido la Gran Vía madrileña y ha culminado en la calle Alcalá donde se encuentra la sede del Ministerio de Educación. Con "gente de toda españa", como ha señalado la secretaria general del Sindicato de Estudiantes, Ana García, que, junto a los demás representantes de la Plataforma, quieren reiterar sus críticas a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), conocida como ley Wert.

"Esta manifestación es el puñetazo final sobre la mesa contra esta ley", ha declarado García

"Esperamos visualizar con esta manifestación el puñetazo final sobre la mesa contra esta ley", ha dicho por su parte el presidente de la Confederación de Padres de Alumnos (CEAPA), Jesús María Sánchez, que ha indicado que se han fletado autobuses para que los ciudadanos de todas las autonomías se unan a la protesta.

Sánchez ha asegurado que las movilizaciones y huelgas protagonizadas por colectivos de padres, profesores y alumnos durante este curso y el anterior "han servido para que cale hondo en la sociedad el rechazo a la ley" y para que la mayoría de la oposición en las Cortes se comprometa a derogarla cuando cambie la mayoría parlamentaria. La secretaria general del sindicato de estudiantes ha hecho incluso un llamamiento a la convocatoria de una nueva huelga general y educativa de tres días "para dar el golpe definitivo al ministro Wert".

"El movimiento unitario de toda la comunidad educativa permite llegar al momento de máxima debilidad de Wert; ahora hay que golpear con toda contundencia", ha dicho. El resto de los miembros de la plataforma, los sindicatos UGT y CCOO, y los representantes de los padres consideran que no es el momento de plantearse una nueva huelga, aunque respetan la decisión de los estudiantes.

Para Carlos López, de UGT, "se abre un nuevo horizonte" en el que propone construir las bases de una nueva ley para dentro de dos años, "cuando se derogue la ley Wert", en torno a un pacto. Desde CCOO, Pablo García ha advertido de que "al Gobierno le espera un calvario jurídico, no sólo de parte de Comisiones sino de toda la plataforma".

"La Lomce nace muerta y confiamos que no haya tiempo para que se desarrolle", ha aseverado el presidente de esta organización de padres de la escuela pública, que ha solicitado a la comunidad educativa, administraciones autonómicas e incluso a los editores de libros a que "no malgasten el tiempo en una reforma que va a durar poco".

La séptima reforma educativa de la democracia, liderada por el ministro José Ignacio Wert, recibió esta semana su aprobación final en el Congreso gracias al rodillo de la mayoría absoluta del PP, ya que los grupos de la oposición, salvo UPN que se abstuvo, manifestaron su rotundo rechazo a la norma.

Representantes de la Plataforma registraron entonces en la Cámara baja, una carta dirigida al presidente del Congreso, Jesús Posada, en la que expresan su rechazo a la nueva norma y avisan que continuarán con las movilizaciones para demostrar en las calles y en los tribunales que la ley vulnera "de forma flagrante" los "derechos constitucionales".