Publicado: 02.06.2014 15:08 |Actualizado: 02.06.2014 15:08

Margallo: "Digan lo que digan las manifestaciones tenemos que liberalizar la economía"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Margallo lo ha dicho alto y claro: "Digan lo que digan las manifestaciones callejeras, lo que tenemos que hacer es abrir nuestras fronteras y liberalizar la economía".

"Mi costumbre es hablar alto y claro, demasiado alto y claro para algunos de mis compañeros en el Gobierno,pero así me van ustedes a tener que soportar mientras Dios y el presidente Rajoy me mantengan en esta cartera", aseguraba el ministro de Exteriores al cierre de su intervención este lunes en las conferenncias TTIP: Hechos y Oportunidades de Negocio e Europa y España, sobre el Tratado de Libre Comercio (TTIP, en inglés) que ha acogido la madrileña Casa de América desde las 10.00 de la mañana.

Una jornada en la que, dejando a un lado las referencias bíblicas del ministro, Margallo y algunos de los más altos representantes de las negociaciones del TTIP han vendido a bombo y platillo las virtudes del acuerdo transatlántico, y en la que los representantes de varias multinacionales de Iberdrola a IBM han instando abiertamente a la CE a acelerar los trámites para cerrar el tratado.

Multinacionales han instado a la CE a acelerar los trámites para cerrar el tratadoSegún los ponentes, el TTIP permitirá aumentar el PIB de la UE en 110.000 millones de euros anuales, y en 95.000 millones el de EEUU. Consideran que debe ser "lo más amplio posible", y que es necesario para mejorar los intercambios comerciales transatlánticos, aunque los aranceles ya son muy bajos.

Los ponentes han olvidado mencionar las presiones de los lobbies para influir en las negociaciones, el peligro de que se reduzcan de facto los estándares al aplicar el reconocimiento mutuo y la posibilidad de que las multinacionales demanden a los estados si consideran que sus inversiones se ven maltratadas.

"El acuerdo está dentro de las grandes corrientes que están moviendo el mundo", declaraba Margallo, antes de insistir en el apoyo del Gobierno de Rajoy a las negociaciones, sobre el que tampoco había dudas; el pasado 6 de mayo el PP fue el único partido que rechazó en el Congreso la formación de una comisión que explicase a los españoles los efectos del TTIP sobre nuestro país, como había propuesto el grupo de la Izquierda Plural.

Para el ministro, el acuerdo está dentro de las grandes corrientes que "están moviendo el mundo", y el camino a seguir por los estados europeos necesariamente pasa por la Unión Europea: "Sin la UE seríamos tan irrelevantes como fuimos en 1945", asegura Margallo.

Empresas e instituciones alaban las virtudes del acuerdo, y olvidan mencionar sus aspectos más polémicos

Al encuentro han asistido también el presidente de la Cámara de Comercio de EEUU, Thomas J. Donohue, el jefe de la Cámara de Comercio de EEUU en España, Jaime Malet, el embajador de EEUU en España, James Costos y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

A su llegada a la Casa de América, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha elogiado la figura del rey y ha expresado su gratitud hacia "una persona que ayudó a traer la democracia a España y a consolidarla", en lo que se han convertido en las únicas declaraciones de la vicepresidenta, que se ha limitado a leer un discurso para clausurar las conferencias y no ha admitido preguntas.

"Estados Unidos es un mercado de máxima importancia para España, y los datos así lo demuestran", afirmaba Santamaría, antes de dejar a un lado el TTIP para alabar los resultados de las medidas económicas del Gobierno.

El discurso de la "vuelta a la senda del crecimiento" la ha llevado después a anunciar la nueva batería de medidas económicas y de creación de empleo que el Gobierno prevé aplicar durante el mes de junio, en una intervención en la que apenas ha hecho mención al tema en cuestión: el TTIP.

La patronal manda un mensaje al Gobierno: "tenemos esperanza en que nuestros líderes políticos seguirán adelante"

Por su parte, el presidente de la patronal Juan Rosell ha asegurado este lunes que "la obligatoriedad de cumplir con estándares supone una carga para nuestras empresas, sobre todo para las más pequeñas", para después asegurar que el tratado no supondrá una rebaja de los estándares medioambientales o de seguridad, como aseguran los críticos con el tratado.

Rosell ha denunciado la "desinformación" que se está produciendo sobre el TTIP, y ha asegurado que "libertad y comercio son al final dos caras de una única moneda".

En esta línea, el líder de la CEOE y vicepresidente de la patronal europea ha mandado un claro mensaje al Gobierno para que continúe apoyando el TTIP: "tenemos esperanza en que nuestros líderes políticos seguirán adelante", ha afirmado Rosell antes de reconocer que las negociaciones son "muy complejas" y de urgir a las partes a terminar con las negociaciones lo antes posible.

"El TTIP será bueno para las empresas y la ciudadanía en general", ha asegurado el empresario, tal y como han repetido el resto de ponentes.

No al TTIP