Público
Público

Margarita Rivière dice que "los actuales periodistas, los nuevos sacerdotes del siglo XXI"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La veterana periodista Margarita Rivière sostiene que "los actuales periodistas e intermediarios son los nuevos sacerdotes del siglo XXI", en una entrevista mantenida con Efe sobre su ultimo libro, "La Fama, iconos de la religión mediática" (Crítica).

Estos sacerdotes "ofician" en iglesias representadas por los "grupos mediáticos", con unos fieles que se denominan "audiencias", y unos famosos que se erigen en los "santos" de la comunicación global.

En este espacio mediático, Rivière argumenta que la fama, desde la de Obama hasta la de Belén Esteban, depende de su aparición en los medios de comunicación, especialmente en la televisión, que les convierte en "personajes". "Lo que no sale en televisión, no existe", remacha.

"Mi tesis sostiene que, en esta sociedad consumista, el que sale en los medios recibe un premio y el hecho de no aparecer se vive como un castigo; luego, todo se traduce en dinero, porque salir cotiza al alza y no aparecer, a la baja", asegura la periodista.

Esta maestra de periodistas, que asegura que la universidad es el "último reducto de la libertad", se siente un poco desengañada de las nuevas generaciones ya que "he comprobado cómo mis alumnos de los primeros cursos estaban interesados en escribir; ahora ya no, ahora les puede más el prestigio de los medios de comunicación y del poder audiovisual".

"El periodista no puede ser un oráculo, un predicador, sino que el buen periodista ha de ser invisible", asegura esta mujer que publicó una entrevista diaria en "El Periódico de Catalunya" durante la década de los ochenta y otra similar en "La Vanguardia" una década más tarde.

Margarita Rivière alienta a las nuevas generaciones de periodistas "para que se cuiden mucho de los privilegios porque, en el fondo, son una trampa, un regalo envenenado que sirve tan sólo para halagar su vanidad".

"La única arma con que cuentan los actuales periodistas ha de ser la cultura y el criterio, un seleccionador que nos quita trabajo y que nos hace enterarnos de lo que en realidad merece la pena", enfatiza.

La periodista Margarita Rivière asegura que el actual periodismo se ha convertido en un "instrumento de poder para crear realidades a medida" en este libro, producto de su tesis doctoral, a la que ha dedicado sus últimos cinco años.

"Del mismo modo que un día nos pusimos gafas para ver, ahora utilizamos siempre nuestra 'prótesis tecnológica' para conocer una supuesta 'realidad mediática', y allí no instalamos durante casi todo el día", argumenta esta experta profesional.

A su juicio, en esta "doble realidad" nuestro pensamiento está "intermediado" por los periodistas, a los que califica de "intermediarios fachada", y se queja de que actualmente "ya no se hace periodismo de investigación.

"El prototipo del actual profesional -denuncia- es un hombre de despacho, a la espera de recoger comunicados, abrir correos electrónicos, hablar por teléfono con los gabinetes de comunicación..., que se convierte así en un mediador de mediadores".

Margarita Rivière, profesora de un máster sobre entrevistas en la Universidad de Barcelona-Universidad de Columbia durante los últimos diez años, considera que el periodismo actual se ha transformado de "pasar información a promoción".

"Mi generación se conformó con jóvenes ingenuos, fieles a la verdad, afanosos de deshacer entuertos y de sacar a la luz la verdad, mientras que los medios actuales fabrican productos con cualquiera de las sugerencias que reciben", se queja esta profesional con treinta años de bagaje.