Público
Público

Mari Luz aparece muerta en la ría de Huelva tras 54 días de búsqueda

El cuerpo de la niña, con un golpe en la cabeza, aparece en avanzado estado de descomposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los peores presagios se apoderaron ayer de Huelva, exactamente 54 días después de la fulminante desaparición de Mari Luz Cortés, la pequeña de cinco años vista por última vez en un quiosco de golosinas de la humilde barriada del Torrejón, en el extrarradio de la capital. Prácticamente a la misma hora en la que trascendió su desaparición, en torno a las cinco de la tarde, una persona daba la voz de alarma tras divisar desde un buque en la ría del Odiel un cuerpo flotando en el agua cubierto de restos marinos. El cadáver, de una niña, se encontraba en avanzado estado de descomposición.

Acto seguido, el Servicio de Vigilancia Marítima lo recogía para remolcarlo al emblemático Muelle del Tinto y se avisaba a los forenses y a los familiares ante la alta probabilidad de que se tratara del cuerpo de Mari Luz.

A partir de ahí, la noticia corrió como la pólvora y familiares, autoridades, vecinos y medios se trasladaron hasta el Muelle de Levante, a escasos 800 metros del lugar donde estaba el cuerpo. Los abuelos de la niña acusaron a las autoridades de no haber buscado en los barcos y muelles cuando ellos lo pidieron.

A esa hora, aún no había confirmación oficial de que se tratara de la pequeña. Es más, según el delegado del gobierno andaluz en Huelva, Justo Mañas, los padres todavía no habían podido ver el cuerpo e identificarlo.

La misma ropa

Sin embargo, fuentes de la investigación y el propio alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, confirmaba la identidad de Mari Luz por los restos de ropa de la pequeña, extremo que nadie quiso corroborar al cien por cien mientras avanzaba la tarde. El primero en hacerlo fue Luis Molina, uno de los portavoces de la familia, ya en el tanatorio onubense, en medio de una gran conmoción. Molina salía de las instalaciones para rogar a los medios que respetaran la intimidad de la familia 'en este momento tan amargo'.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, se desplazó rápidamente Huelva. Y de nuevo la confirmación absoluta se hizo esperar: 'Es verdad que hay un tanto por ciento muy elevado de que sea Mari Luz'.

El hecho de que el cuerpo conservara toda la ropa puesta había permitido un 'primer reconocimiento', según López Garzón, que condicionó la identidad definitiva a los resultados de las pruebas del ADN, que se conocerán 'no antes de mañana [por hoy]'. Las muestras genéticas quedaron recogidas al caer la noche.

A preguntas de los periodistas sobre si había signos de violencia en el cuerpo, el delegado recordó: 'Entiendan que sea cauto. Pero tiene todas las ropas puestas'. El trabajo de la Policía Científica es clave para el futuro de la investigación. López Garzón explicó que el resultado de los análisis arrojarán datos 'muy valiosos' y sentará 'las bases' sobre las que trabajar a partir de ahora.

Confirmación del padre

A esas horas, pasadas las nueve de la noche, la barriada del Torrejón, de población mayoritariamente de etnia gitana, al igual que Mari Luz, se quedó sin un alma. Tanto vecinos como familiares se encontraban en el nuevo tanatorio.

El ayuntamiento de Huelva ha decretado tres días de luto oficial y para hoy ha convocado una concentración a las puertas del consistorio. Sobre las diez de la noche, un amigo de la familia, José Saavedra, aseguró que el padre de Mari Luz acababa de identificar el cadáver de su hija. 'Tiene poco pelo, presenta un golpe en la cabeza y no tiene uñas', dijo.

Hasta la fecha, y a pesar de que no había trascendido ninguna pista fiable, todos mantenían en Huelva un atisbo de esperanza y las iniciativas no cesaban. Hoy estaba prevista la celebración de un macroconcierto solidario para financiar la búsqueda, a la que el jueves se sumaron detectives privados. Ese mismo día, los padres de Mari Luz, Juan José Cortés e Irene Suárez, mantuvieron una reunión con las autoridades portuguesas en el Algarve para organizar una manifestación para principios de abril. D