Público
Público

María Zambrano o la "razón democrática"

Rogelio Blanco publica un libro sobre la pensadora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En María Zambrano: la dama peregrina (Editorial Berenice), el profesor y licenciado en Filosofía Rogelio Blanco Martínez sitúa en el mismo plano la vida y la obra de la pensadora malagueña: 'He pretendido aunar ambas evoluciones en la primera parte del libro y presentar el crecimiento intelectual de Zambrano. No podemos olvidar que su biografía cruza todo el siglo XX, un siglo singular; luego, la vida y la obra se abrazan y entrelazan de modo apasionado. Son razón histórica y vivida'.

La apasionante vida de María Zambrano da de sí para un filme, una novela. Y de algún modo ya ha sido objeto de ambos géneros. 'Araceli, la novela de Elsa Morante, se centra en la hermana de María, con la que tuvo una relación íntima en la desgracia', recuerda Blanco. Y María querida es el título del filme protagonizado por Pilar Bardem, de José Luis García Sánchez. 'Zambrano se presta a más posibilidades; por su densidad, estoy seguro de que vendrán', asegura.

Sobre la difusión de su obra, Blanco, que en la actualidad ocupa el cargo de director general del Libro y Archivos, y la conoció y trató en los últimos años de vida, recuerda que hasta mediados de los ochenta 'era desconocida; ella me encargó que me ocupara de la tarea. Gracias al apoyo de editores como Julio Ollero (Mondadori), Jacobo Martínez de Irujo (Siruela), Jesús Moya (Endymión) o Adolfo Cas-tañón (Fondo Cultura Económica) fue posible editar y reeditar obras agotadas. En aquel momento no era comercialmente interesante. Pero el premio Cervantes supuso el reconocimiento y la difusión. Ella era consciente del valor de su obra; sabía que su pensamiento crecería. Así es; en los últimos años se edita, traduce y surgen monografías por doquier. Estoy seguro de que esto sólo está empezando'.

Zambrano vivió el drama de España, la agonía de Europa y sufrió duras vicisitudes. Sin embargo, no renunció al compromiso ni a la esperanza. 'Su vida explica el autor se cruza con la de Europa y España del siglo XX: una historia sangrienta, dramática. Frente a tanta desgracia y sinsabor se puede optar por el existencialismo pesimista o por la creencia,al modo de Hölderlin, de que detrás de todo peligro abunda lo que salva. Se trata de aceptar al hombre-lucha, al hombre-pueblo, que cual yedra puede renacer tras la caída'.

Y desde el exilio y la desgracia mendigó en Francia para sobrevivir, no sólo se asió a la esperanza sino que colocó la 'razón democrática' sobre las demás. 'Ella cree firmemente en la democracia como el mejor hábitat posible para el hombre, como el hábitat natural. Persona y democracia es su obra de apuesta por este espacio y, a la vez muy crítica con las ideologías absolutizantes, políticas y religiosas. De modo que su compromiso y apuesta por la democracia fue permanente, pues lo era con el ser humano y sus esperanzas. En lo concreto, vivía cómodamente con su marido, destinados en la embajada española en Chile durante la guerra, y decide venir a luchar por la democracia cuando todo estaba perdido'.

Sobre la razón democrática, el autor señala que 'es una de las expresiones de la razón humana, una sinfonía de matices que no habita en un monólogo ni en un solo musical. La consideración de la razón absoluta ha sido una de las causas del drama humano. La razón democrática es la que permite al individuo ser persona, que cada cual ejecute su papel en el gran teatro del mundo y en el momento que vive. Aunque Persona y democracia es su obra de más calado político, pues analiza el valor y posibilidades de la democracia como el lugar donde el individuo puede crecer como persona, no debemos olvidar El hombre y lo divino, Claros del Bosque, Los bienaventurados, etc.'

Discípula de José Ortega y Gasset, Zambrano se separó de sus directrices y consideró insuficiente su 'razón vital'. Hoy escuchamos su nombre en boca de dirigentes políticos como José Luis Rodríguez Zapatero, acaso porque, como dice Blanco, su mensaje interesa a la juventud. 'Ella fue una rebelde consciente y comprometida, y consideró la ruina que vivió como experiencia de posibilidades para superar dramas.

Su mensaje es pura actualidad. En sus textos se encontrarán numerosas respuestas: sobre la crisis, el dolor, la guerra, el otro... Es un mensaje que aboga por el 'no pesar ni pisar sobre nada ni nadie'.