Público
Público

Maribel Verdú, Goya a la mejor actriz por "Siete mesas de billar francés"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Maribel Verdú recibió el Goya a la mejor intérprete femenina por su papel en "Siete mesas de billar francés", de Gracia Querejeta, en la XXII edición de estos galardones, en la que se impuso a su compañera de reparto en esta cinta, Blanca Portillo, y a Belén Rueda y Emma Suárez.

"No he traído nada preparado, como siempre, porque, para qué", dijo Maribel Verdú, al agradecer sorprendida y emocionada un premio al que había optado en otras cuatro ocasiones sin conseguirlo y que esta noche quiso compartir con las otras tres candidatas, en especial con Blanca Portillo, de la que dijo: "la generosidad que me demostró durante el rodaje nos ha unido para siempre".

La actriz dedicó el premio, que le entregó José Coronado, a "todos los actores y todo el equipo técnico" de "Siete mesas de billar francés", que, según dijo, han sido su "familia en el cine", y se refirió especialmente a la directora Gracia Querejeta. "Me ha regalado la película más importante de mi carrera", afirmó.

Maribel Verdú, nacida en 1979, y que comenzó su carrera en el cine a la edad de quince años con "El sueño de Tánger", de Ricardo Franco, también se acordó de "todos aquellos amigos e incondicionales" que estaban viendo la gala en casa y que, señaló, se han alegrado más que ella misma.

Maribel Verdú fue recibida con una ovación en la sala de prensa, a la que llegó besando la estatuilla que acababa de recibir, y proclamó: "A la quinta va la vencida".

"Tenía clarísimo que se lo iba a llevar Belén Rueda o si no Blanca Portillo, porque las dos competíamos por la misma película y esto ya me ha había pasado con Victoria Abril en 'Amantes' y se lo había llevado ella", dijo la actriz, quien estaba acompañada por su marido, Carlos Larrañaga.

La intérprete confesó que estaba "muy emocionada" tras recibir el premio, pero que no quería llorar, aunque después se ha "derrumbado" detrás del escenario, al lado de su amigo José Coronado.

"Este ha sido el colofón a un año increíble", afirmó la actriz, quien el próximo fin de semana viaja a Estados Unidos para rodar con Francis Ford Coppola.

Verdú había optado anteriormente al Goya en cuatro ocasiones, por sus interpretaciones en "Amantes", de Vicente Aranda, "La Celestina", de Gerardo Vera, "La buena estrella", de Ricardo Franco, y "El laberinto del Fauno", de Guillermo del Toro.

La actriz madrileña vio cómo Blanca Portillo lograba el premio a la mejor actriz en la última edición del Festival de Cine de San Sebastián, un galardón para el que Verdú sonaba como favorita.

La protagonista de "Siete mesas de billar francés" se ha convertido en los últimos meses en omnipresente en la cartelera española con "El niño de barro", "La zona", "Oviedo Express", el regreso del cineasta Gonzalo Suárez, además de la cinta de Gracia Querejeta y el prolongado éxito de "El laberinto del Fauno", estrenada a finales de 2006.

La cinta de Guillermo del Toro terminó con un parón profesional de más de dos años y medio para Verdú y llevó de nuevo a la intérprete ante la alfombra roja de los Oscar, catorce años después de que "Belle Epoque", de Fernando Trueba, ganara la estatuilla dorada como mejor película de habla no inglesa.

El éxito en estos premios de "El laberinto del Fauno", que logró tres Oscar el pasado febrero de 2007, llamaron la atención de Francis Ford Coppola, quien reconoció su admiración por la carrera de Verdú y escogió a la actriz española como la protagonista de su nueva película, "Tetro", que ya ruedan juntos en Argentina.

Maribel Verdú ha trabajado a las órdenes de Bigas Luna, Vicente Aranda o Carlos Saura, entre otros muchos cineastas.