Público
Público

Un marinero novato provocó la tragedia en el submarino ruso

Activó sin motivo el sistema contra incendios cuyo gas asfixió a 20 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía de Rusia imputó ayer toda la responsabilidad del accidente sufrido el sábado por el submarino nuclear Nerpa a un marinero de la tripulación con escasa experiencia. Según la investigación criminal abierta para esclarecer este suceso en el que murieron 20 personas, 17 de ellas civiles, el imputado activó sin razones algunas para ello el sistema contra incendios, lo que provocó la emisión de un gas tóxico que asfixió a las víctimas. 'El tripulante ya se declaró culpable', precisó Alek-sandr Markin, portavoz del Comité Nacional de Investigación (CNI).

El accidente tuvo lugar durante unas pruebas de mar frente al puerto de Bolshoi Kamen, cerca de Vladivostok, en el Mar del Japón. Además de los 20 fallecidos, otras 21 personas se encuentran hospitalizadas con intoxicaciones de diversa gravedad aunque, según el último parte médico facilitado ayer, no corre peligro la vida de ninguno de ellos.

Fuentes oficiales de la Fuerza naval rusa confirmaron que el reactor nuclear del submarino no ha sufrido daños y funciona 'correctamente'. El Nerpa pertenece al grupo de sumergibles de tercera generación y fue fletado en 1991. Tiene capacidad para desplazar hasta 12.000 toneladas, alcanza los 30 nudos de velocidad máxima, puede bajar a 600 metros y tiene una autonomía de 100 días. Su tripulación está compuesta por 73 marineros. Sin embargo, el sábado se encontraba realizando pruebas y en su interior había 224 personas; 120 de ellos eran ingenieros y obreros navales.

Cuando se produjo el siniestro, la mitad de la tripulación se encontraba dormida 'y aquellos que estaban despiertos sufrieron desfallecimientos antes de lograr ponerse las máscaras de oxígeno', relató ayer uno de los supervivientes al diario Komsomolskaya Pravda.

Esto fue lo que sucedió a todo un experto en este tipo de situaciones, el químico del submarino, Sacha Prudnikov. Según describió al periódico Izvestia, el suboficial del Nerpa, Denis Kochevarov, 'su máscara estaba delante de él, pero fue contaminado de inmediato por el freón y ni siquiera se dio cuenta de que estaba a punto de morir'.

La fortuna y la hora 18.05 hora local impidió que el número de muertos fuera mayor. Un ingeniero del submarino reveló que de haberse producido de noche, el Nerpa se habría transformado en un buque fantasma. 'Además, el freón se expandió sólo por dos compartimentos y no por los seis que constituye el buque. Me horroriza pensar qué hubiese pasado si no se llegan a dar estas dos circunstancias', declaró.