Público
Público

Marisco, filloas y orujo frente a trufas, 'foie gras' y otras 'delicatessen'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marisco, 'filloas', algas, vinos de Ribeiro y orujos son algunos de los productos gallegos expuestos en el Fórum Gastronómico que se celebra en Santiago de Compostela junto a trufas, 'foie gras' y otras 'delicatessen' que se exhiben para los profesionales que acuden a esa feria.

Ejemplares seleccionados de centollos, cigalas o langostas vivos en peceras, cajas de mejillones y otros moluscos de primera calidad procedentes de las rías gallegas, son algunos de los productos más llamativos a la entrada de este salón que reúne a cocineros de varios países, principalmente de la zona atlántica europea.

Entre los expositores destaca también empresas que ofrecen las tradicionales 'filloas' acompañadas de chorizo, "polbo a feira" (pulpo a la gallega) y otras sencillas recetas, y otras más innovadoras a base de trucha como caviar o profiteroles.

Hay también sal con algas, vinagre balsámico blanco, 'foie gras', trufa, mermelada de aceitunas y hasta una nueva línea de cosmética "para los sentidos" que incluye cremas para las manos y para los labios a base de aceite de oliva de un productor cordobés.

El olfato también invita a la degustación ya que entre los pasillos del Fórum circulan olores, que se entremezclan entre sí, de las cocinas que producen innovadoras formas y fórmulas.

Los profesionales y visitantes muestran expresiones de curiosidad ante algunos manjares mientras conocidos 'chefs' de la 'alta cocina' suscitan la admiración de aficionados y profesionales.

Son estrellas de los fogones y así las localidades para ver a los grandes de la cocina como Ferrán Adriá o Seiji Yamamoto se agotaron rápido y es difícil encontrar hueco para contemplar algunas de las figuras del "top ten" de la gastronomía gallega.

Entre los expositores hay también hueco para la "I+D culinaria" con cocinas y hornos industriales, tecnología para descorchar botellas, cuchillos afilados, escuelas profesionales, promotores y diseñadores.

En los talleres los profesionales miran con asombro la elaboración de platos mientras degustan estas "pequeñas obras de arte" de cuidada presentación, como si de trucos de magia se tratara, mientras los que no han tenido el privilegio de entrar en el recinto se tiene que conformar con ver a distancia el espectáculo.

Cámaras de televisión emiten en directo esos momentos de creación culinaria a la vez que otras pantallas del Palacio de Congresos de Compostela reproducen vídeos de otros 'chefs' franceses.

La cocinera catalana Carmen Ruscalleda optó por probar la lamprea, de la que dijo que se quedó "emocionada" del gusto; el japonés Yamamoto cató el pulpo con agrado y Ferran Adriá alabó el marisco gallego, que consideró "el mejor del mundo".

En la trastienda de esa gran cocina se entremezclan cocineros y agentes de relaciones públicas entre los cables de las productoras de televisión.

El Fórum ha convertido Santiago de Compostela en un laboratorio de innovación gastronómica y en una cita con cocineros de la Bretaña francesa, Copenhague o Brasil, con una intento de reafirmar los mejor de la tradición y de investigar por el placer de descubrir, con la posibilidad de buscar perspectivas de fusión culinaria.